imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • Nuevo panorama de transparencia internacional promueve la OCDE

En el mundo crecientemente interconectado, con una mayor apertura política hacia la democracia y al funcionamiento de los mercados, la información y la posibilidad de tener acceso a ella  por parte de cualquier  habitante de los países y de los agentes económicos , requiere de nuevos modelos de transparencia.

Son muy variados los aspectos relacionados con el acceso a la información, a la trasparencia y a los efectos positivos y negativos que genera en la vida política económica y social.

En primer lugar, se debe tener en cuenta la infraestructura que permite que exista, en forma eficiente, accesible y universal, la comunicación electrónica. Asimismo, se requiere que los actores políticos, los gobiernos, las empresas y las organizaciones de la sociedad se manejen con trasparencia, proporcionando información oportuna, suficiente y verídica sobre sus actividades.

En el amplio espectro de la transparencia y del acceso a la información, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se ha preocupado porque existan protocolos internacionales para que en todos los países se pueda tener información sobre las actividades de las empresas, así como sobre su situación fiscal, financiera, y sobre sus prácticas comerciales y de protección al medio ambiente.

De manera particular, la propuesta de la OCDE, hace mención a la información fiscal que permanece oculta en paraísos, lo cual está generando una fuerte evasión impositiva, distorsiones en los mercados y en la competencia internacional. Por su parte, en el aspecto político la falta de información y de transparencia permite ocultar desviaciones de recursos públicos y favorece la corrupción.

En este planteamiento, además de los acuerdos y acciones internacionales que se lleven a cabo, cada país debe tomar las medidas para que exista transparencia y acceso a la información.

Al respecto, en el caso de México, desde el inicio del Gobierno del presidente Peña Nieto, se propuso impulsar la transparencia y el acceso ala información, esquema que se completa con el sistema anticorrupción. En este último tema, desde el 2006, el país ha venido aumentado la percepción de la corrupción, al grado de pasar en la clasificación mundial sobre corrupción,  del lugar 70 de los países de mayor corrupción, al lugar 105 en 2012. El deterioro alcanzado en la administración del PAN de Felipe Calderón, se mantuvo prácticamente en el mismo nivel durante los primeros dos años del gobierno actual, pero para 2015, según la organización de la sociedad civil, Transparencia Internacional, mejoró para ubicarse en el lugar 95.

Sin lugar a dudas, que no es satisfactorio que México siga padeciendo de una elevada corrupción, pero la transparencia y el acceso a la información, así como las medidas para prever y eliminar la impunidad en prácticas de corrupción, permitirán dar un paso más en el proceso de transformación del país de cara a los retos del siglo XXI.
miggoib@unam.mx