imagotipo

Horizonte Económico

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • La Disputa por el Ingreso: INEGI Vs. Coneval

El pasado 15 de Julio el Instituto Nacional de Estadística y Geografía sorprendió a todos al publicar el llamado Modelo de Condiciones Socioeconómica (MCS) en donde se incluye la estimación de los ingresos de los hogares de México en el 2015, con ciertas características que lo diferencia de otra estimación que se había estado realizando por más de 25 años.

Este hecho hizo que se diera una fuerte discusión entre el INEGI y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), instituto encargado de estimar los índices de pobreza multidimensional en el país.

A continuación definiremos cuál fue el punto de desacuerdo entre ambas instituciones y las posibles repercusiones de las nuevas estimaciones.

Julio Santaella Castell presidente del INEGI aseguró que el MCS en donde se estima entre otras variables el ingreso familiar de los mexicanos en el 2015, se dio un cambio en la forma de levantar la encuesta, mas no en la metodología de la misma, el argumento principal es que cuando a alguien se le pregunta sobre sus ingresos, siempre tiene el incentivo de subestimar dicha variable, para lo cual el INEGI implementó que cuando existía alguna duda en la información, se aplique un proceso de mejora, mediante el cual se enviará nuevamente a los encuestadores a campo para hacer una nueva indagatoria, lo anterior ocasiono un ingreso mucho mayor al reportado anteriormente, esto hace de acuerdo al presidente del INEGI una más amplia y certera estimación sobre los recursos con los que viven día a día los hogares en México.

Explica el INEGI que una inconsistencia frecuente es que a la persona que se le entrevista se le pregunta sobre los ingresos de su cónyuge, si la respuesta es, no sé, se vuelve a enviar a campo al encuestador para que indague el ingreso real del cónyuge y que no se vaya en cero o con algún dato incorrecto.

Por lo anterior el INEGI argumenta que no se cambió el diseño conceptual de la MCS, sino se incluyeron nuevos criterios de captación y verificación de la información, estas mejoras hacen que la información para 2015 no sea compatible con la de años anteriores.

Por su parte el Coneval, argumenta que el INEGI cambió el método de levantamiento de la información, sin transparencia, sin planeación y sin el consenso entre las instituciones que utilizan esta información, sin un documento público que fuera discutido y que justificara el cambio en la forma de hacer el levantamiento de la encuesta y pasando por encima del convenio de colaboración que tiene el INEGI y Coneval. En un comunicado el Coneval detalla que al hacer una comparación entre los registros del 2014 y los del 2015, se observa que existe un incremento real del 11.9 por ciento en el ingreso corriente en promedio a nivel nacional, mientras que en algunas entidades federativas este incremento sube hasta el 30 por ciento. Por otra parte, los ingresos corrientes del decil más pobre se aumenta en 33 por ciento en un solo año, lo que es demasiado ilógico e incomparable con otros años.

El ingreso total por los diez deciles en el 2015 se estimó en 183 mil 548 pesos, mientras que en el 2014 fue de 158 mil 965.8, el incremento corriente es de 15.46 por ciento.

La diferencia entre el primer decil y el décimo decil en 2015 se estima en 19.8 veces, mientras que en el 2014 esta diferencia era de 20.8 veces, es decir se mejoró la distribución del ingreso. Con este simple hecho podemos argumentar que en el 2015 se disminuirá la pobreza de manera importante dado que uno de los elementos más significativos para estimar la pobreza multidimensional por el coneval es el ingreso y este aumentó de manera importante, lo que hará que disminuya la pobreza.

El INEGI propone poder hacer comparable los datos de 2014 y 2015 con un algoritmo que se pueda aplicar a los datos del último año para hacerlos comparables, no obstante que se lograra disminuir el efecto del levantamiento siempre estará la duda de la estimación.

INEGI está jugando con fuego, en general, la credibilidad del gobierno es muy baja, nunca ha convencido la estimación de la inflación que actualmente realiza INEGI y ahora existen dudas sobre la estimación de los ingresos, se puede perder de manera importante la credibilidad en las estadísticas y para recuperar la confianza de la población en las cifras puede ser un periodo muy largo, la confianza se pierde en un instante y se recupera en muchos años.

Parece ser que la instrucción fue suban el ingreso, para bajar la pobreza y así las cifras que se darán el próximo año serán favorables para el gobierno y por tanto, para las elecciones del 2018.

Ojalá entienda el INEGI que su único compromiso es con la credibilidad de las cifras por la sociedad, es lo único que le debe interesar y que saben muy bien que la confianza se pierde en un instante y se recupera en años.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado