imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia
  • Los costos de los Juegos Olímpicos y la economía brasileña

Ahora que estamos en medio de los Juegos Olímpicos ya que hablamos mucho de las medallas que México no ha ganado y estamos a la mitad del tiempo de duración de los Juegos es un buen momento para comentar de los costos de organizar un evento de esta magnitud y la economía brasileña.

Un estudio relacionado con los costos y sobre ejercicio presupuestal de las olimpiadas realizado por la Universidad de Oxford, hace un análisis de las últimas 15 olimpiadas y señala los tipos de costos en los que se incurre para su organización.

Los tres diferentes tipos de costos son: costos operativos en donde se incluyen los gastos de tecnología, transporte, empleados, gastos de administración, los gastos de seguridad que se han aumentado de manera exponencial, ceremonias de apertura y clausura, abastecimiento de materiales, servicios en las sedes y villa olímpica (agua, luz, internet, alimentación, servicios de limpieza y mantenimiento, etcétera) y servicios médicos, entre otros.

Los costos de inversión directa en los que destacan, construcción de estadios, sedes y villa olímpica, centros de trasmisiones internacional, equipamiento de las sedes, villa y centro de trasmisiones y en general toda inversión de capital directamente relacionado con el desarrollo de los Juegos.

Y por último las llamadas inversiones indirectas, construcción y mejoras de las vías de acceso a las sedes y a la misma ciudad, como aeropuertos y carreteras federales, construcción de servicios para los turistas como hoteles, restaurantes, tiendas, etcétera.

Hay un par de costos no monetarios, pero muy obvios, el primeo el costo social, en este sentido en la última encuesta realizada en Brasil señala que el 63 por ciento de los brasileños dicen que las olimpiadas traen más perjuicios que beneficios.

El segundo costo es el político, sin duda, además del deterioro de la imagen de los gobernantes en el caso de Brasil se dio una situación tan particular como la suspensión de la presidenta en funciones Dilma Rousseff, que precisamente en esta semana se aprobó por parte del senado el proceso para su destitución, esto es relevante, porque Lula Da Silva y Dilma fueron los que impulsaron la organización de las olimpiadas y al ser del mismo partido por cierto de izquierda, Brasil muestra al mundo el deterioro de la izquierda y el fortalecimiento de la derecha, pues actualmente la relaciones de fuerza en Brasil son así, pues 21 senadores votaron por que no se diera inicio al proceso de destitución de la Presidenta y 59 por el sí.

La situación económica de Brasil ha cambiado de manera drástica en los últimos 8 años, de pensar que estaba a punto de ser considerado un país desarrollado a estar en una grave crisis económica que se refleja en una depreciación de su moneda “el real”, que en 2015 se devaluó en 48 por ciento y que ahora respecto a diciembre del 2014 se ha devaluado 16 por ciento. En cuanto al crecimiento la OCDE señala que en 2015 el PIB cayó 3.8 por ciento y que en 2016 disminuirá más un 4.3 por ciento, derivado entre otros factores por la baja en el precio internacional del petróleo, la crisis política que se señaló anteriormente, además de los actos de corrupción de los que se culpa a la anterior administración encabezada por Lula Da Silva, lo que desincentiva la inversión.

El costo de la organización de las olimpiadas en Rio según los datos más consistentes es de 4.2 mil millones de dólares, para darnos una idea de lo que significa esta cifra es el presupuesto anual de las Secretarias de Relaciones Exteriores, Hacienda, Economía, Trabajo, Turismo, Función Pública y la Procuraduría General de la República, es pues un presupuesto muy importante.

Creo sinceramente que cada día serán menos las ciudades de países en desarrollo que se postulen para organizar estos eventos, la Universidad de Oxford comprobó con datos comparables que económicamente tienen tres problemas, es muy caro alto el presupuesto original, en otras palabras sale muy caro organizar los juegos; generalmente hay un sobre ejercicio, es decir se gasta de más de lo originalmente planeado se estima que en Rio se gastó 51 por ciento de más; y que no existen beneficios económicos tangibles que compensen los gastos, por lo que son inversiones a la imagen de las ciudades y países, que tienen un costo-beneficio negativo.

Si bien es cierto de organización de los Juegos Olímpicos de Río no son la causa de la crisis económica de Brasil, el gasto público se generó por la organización, ayudo a un mayor déficit público y este es un elemento más de la crisis.

Ojalá que Río genere para los brasileños ingresos en el tiempo que puedan amortizar de una mejor y mayor manera los recursos públicos erogados en la organización de las Olimpiadas o por lo menos el turismo en los próximos años aumente.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado