imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • La deuda de los Estados: Un problema creciente

 

En esta semana se publicó el “Reporte Deuda Subnacional” por el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C (Imco); es un tema importante para este instituto y dado los escándalos en los últimos tiempos respecto a la deuda de los Estados es fundamental para el país.

A continuación señalaré los datos que a nuestro parecer son los más importantes de este estudio, para posteriormente comentar nuestro punto de vista en cuanto a la deuda de estados.

El Imco define como deuda pública todas las obligaciones de pasivos, contratada directa o indirectamente, derivada de financiamiento a cargo de los estados y municipios y que se haya llevado al Registro Único de la Secretaria de Hacienda. Aquí es importante señalar que toda deuda que no esté registrada en Hacienda, no se considera deuda pública para los efectos de este estudio, una primera gran critica al procedimiento de endeudamiento de los estados es que con fundamento en la llamada soberanía estatal, Hacienda solo puede llevar un registro, el cual hasta abril de este año no era obligatorio, por lo que si no se realizaba no había sanciones para los funcionarios del Estado; según una estimación del INEGI, existe por lo menos 15 por ciento de la deuda que no está registrada en la SHCP, por lo que se puede asegurar que existía una falta de control en el endeudamiento de los Estados y municipios.

A partir de la publicación de la Ley de Disciplina Financiera de las entidades y municipios, publicada el 27 de abril del presente año, las reglas cambiaron y ahora se da una serie de controles señalados del Artículo 22 al Artículo 57 de esta ley.

Los cuatro indicadores más importantes de la deuda en los estados son los siguientes; la deuda como importe absoluto, es decir, cuántos millones de pesos debe el Estado; el segundo es la deuda en relación a las participaciones, es decir, en relación de los recursos que le asigna la Federación al Estado, éste para mí es el más importante, pues muestra cuánto se han comprometido los ingresos futuros, pues estos representan casi el 70 por ciento de los ingresos totales de los estados, la deuda en cuanto al producto interno bruto estatal (PIBE), este indicador es el más representativo y utilizado y la deuda per cápita el cual muestra la deuda por habitante del Estado.

Si iniciamos con la deuda total de los estados el Imco señala que a partir de la crisis financiera mundial del 2008, se ve un cambio en la tendencia al pasar de 203 mil millones de pesos (mmp) a 252 mmp en 2009, esto es indiscutible, pero para nosotros realmente el problema inicia en 2003, cuando se dan dos circunstancias, por un lado, se incluye en el presupuesto de egresos de la Federación una serie de aportaciones adicionales a las participaciones de la Federación a los estados como las aportaciones federales para entidades, el fondo de aportaciones de seguridad pública, los recursos federales que concurren con recursos estatales, entre otros, los cuales provienen de la distribución de los excedentes financieros, la mayoría provenientes de ingresos petroleros y el segundo factor, inicia el crecimiento continuo y accedente de las deudas estatales. En relación al primer factor es importante destacar que el expresidente Fox al venir de un Gobierno estatal, tenía mucha sensibilidad de las circunstancias y pocos recursos con los que contaban los Estados y municipios, y por otra parte, los estados al verse con mayores recursos tienen la posibilidad de ver al futuro a través de endeudamiento; para nosotros la deuda no es otra cosa que aumentar nuestro consumo hoy bajo el supuesto de que mañana nos ira mejor y podremos pagar la deuda manteniendo el mismo nivel de consumo, un supuesto que en la actualidad se complica mucho porque al disminuir los ingresos por petróleo le pega a los ingresos estatales por participaciones y esto puede agravar el problema de las deudas estatales. El cálculo o expectativa de que en el futuro estaremos mejor no se cumplió y se comprometió el futuro de muchos estados.

Por saldo total de la deuda los estados más endeudados son Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Coahuila y Estado de México. La deuda en relación a las participaciones estatales, los más endeudados son, Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Sonora y Veracruz. Si comparamos la deuda con el PIBE los más endeudados son, Chihuahua, Quintana Roo, Coahuila, Chiapas, Nayarit y Nuevo León. Y la deuda Per cápita (por habitante), los de mayor deuda son Coahuila, Quintana Roo, Chihuahua, Nuevo León y Ciudad de México. En cuanto al menos endeudado caso excepcional, por restricciones legales del Estado, es Tlaxcala con cero pesos de deuda pública y en todos los indicadores salen con menos deuda Querétaro, Campeche, Yucatán, Tabasco y Guanajuato.

Podemos concluir que la deuda de los Estados es un problema creciente a partir del cambio estructural en las asignaciones presupuestales a los Estados en el sexenio de Fox, el cual abrió (al contar con más recursos) la posibilidad de pedir prestado; este hecho con los pocos controles estatales y federales en cuanto a endeudamiento hizo que se diera un crecimiento continuo y exponencial de la deuda estatal, lo que ocasiona una presión en el nivel de gasto, por lo que ahora cuando no fluyen los recursos por las restricciones presupuestales provenientes de la caída en los precios del petróleo, hacen que los estados tengan una nueva necesidad de endeudamiento para mantener sus gastos, por lo que hay que reforzar los controles para lograr un ajuste drástico en los gastos estatales.

Ojalá la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, cumpla su objetivo de controlar los gastos, el déficit y por lo tanto el endeudamiento en los Estados.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado