imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • La economía en los primeros cuatro años de Gobierno

 

Cada que se entrega el Informe Presidencial al H. Congreso de la Unión, es un momento de reflexión y sobre todo de evaluación.

Lo importante no es una autoevaluación, que generalmente carece de críticas, y solo se resalta lo positivo, lo que hay que hacer es comparar lo logrado en estos cuatro años con otros sexenios, de tal manera que se pueda realizar un ejercicio objetivo en cuanto a sus logros concretos y específicos.

Seguro que uno de los logros principales que argumentará el Gobierno serán las Reformas Estructurales, pero como los resultados se darán en el mediano o largo plazo, no se podrán ver en estos años.

Creo que indicadores como el Producto Interno Bruto (PIB), la Deuda Pública, la inflación, el tipo de cambio, nos pueden dar algunas señales de cómo se ha comportado la economía.

Los datos que presentaremos son retomados de diversos informes del INEGI, Banco de México, Secretaría de Hacienda.

Compararemos los datos de los sexenios de Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y a través de estos 22 años podemos revisar la economía mexicana en los últimos tiempos.

En cuanto al crecimiento económico que se mide con el incremento del PIB, en promedio en el sexenio de Zedillo se creció en 3.67 por ciento, con Fox 2.13 por ciento, en el periodo de Calderón 1.86 por ciento y en estos últimos cuatro años se ha crecido en 2.03 por ciento en promedio.

Se observa que el crecimiento en tiempos de Zedillo fue el mejor, no obstante la severa crisis que comenzó con el error de diciembre de1995, en donde se devaluó de manera importante el peso. El crecimiento en los últimos tres sexenios muestra un estancamiento, aún con los altos precios del petróleo en los sexenios de Fox y Calderón, no se pudo impulsar la economía, solo se reflejó en un mayor gasto de Gobierno, pero no en un mayor crecimiento económico. Y lo que es una catástrofe, es el crecimiento económico en estos cuatro años, parecía que lo del sexenio de Calderón sería lo peor, pero es muy probable que con las estimaciones de cierre de este año y la baja en las expectativas de crecimiento para los próximos años, estaremos muy cercano al 1.86 por ciento de crecimiento en este sexenio, lo que implica entre otras cosas poca generación de nuevos empleos.

Quizás el indicador mejor evaluado en estos primeros cuatro años de Peña Nieto, sea la inflación, con un promedio de 3.3 por ciento, y el de Zedillo es el peor con 28.5 por ciento, solo que hay que recordar que veníamos de inflaciones de tres dígitos y con Zedillo y después de la autonomía del Banco de México, es cuando cambió la tendencia a la baja en la inflación. En los sexenios de Fox y Calderón la inflación se ubicó en 4.8 y 4.6 por ciento, respectivamente. En lo referente al tipo de cambio, el sexenio de Zedillo fue el peor, pues la devaluación acumulada fue de 173 por ciento al pasar de 3.43 a 9.39 pesos por dólar; hay que recordar que el error de diciembre 2005, se expresó en una grave devaluación. Con Fox y Calderón se devaluó muy poco a comparación de lo que estábamos acostumbrados 16 y 18 por ciento, respectivamente, pero con Peña Nieto, éste es otro de los temas criticables, pues se lleva al 31 de agosto pasado una devaluación del 48 por ciento al pasar de 12.92 a 19.10 pesos por dólar. Aquí se ha señalado que el peso, al ser la décima moneda más comercializada en el mundo, esto ha ocasionado que existan muchas presiones a nuestra moneda y como cerca del 70 por ciento de los movimientos de compra venta de nuestra moneda se realizan en el exterior, se tiene poco control para estabilizar los embates al peso.

Por último, el tema de la Deuda Total, en donde se ha venido incrementando de manera importante, pues con Zedillo representaba el 24.7 por ciento del PIB. En tiempos de Fox era de 24.9 por ciento del PIB, en el periodo de Calderón se incrementó hasta llegar a 35 por ciento del PIB y ahora con Peña Nieto vamos en 45 por ciento del PIB. Aquí hay que resaltar algunas cosas; a Fox le tocó el mejor periodo en cuanto al precio del petróleo, por lo que no tuvo que endeudarse, ya con Calderón se nota un incremento importante, y con Peña Nieto se ha incrementado a tal grado que ya dos de las calificadoras, Moody´s y Standard y Poor´s, le bajaron la calificación a la deuda mexicana, lo que implica un mayor riesgo al contratarla; es necesario ya no endeudarse y comenzar a bajarla, pagándola.

Como se observa, de los cuatro indicadores en estos primeros años del sexenio solo uno ha mejorado, los otros tres estamos muy mal, será por eso que ya comenzó a cambiar el discurso del Gobierno, se señala que en el presupuesto 2017, se detendrá el déficit, lo que implica disminuir la deuda y sobre todo el gasto público; adicionalmente de los cinco temas prioritarios señalados por el Presidente en el contexto de su Cuarto Informe de Gobierno tres son del orden económico, el combate a la pobreza, la lucha contra la corrupción y el apoyo a la economía familiar, los otros dos educación y seguridad, muestra que la situación económica es a lo que se le dará prioridad en el cierre del sexenio.

Ojalá que la economía mejore; un buen inicio sería que en 2017 se plateara una baja importante en el gasto corriente del Gobierno, y el bajar la deuda pública, lo que ayudaría a mejorar en algo el malestar de la ciudadanía.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado