imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • Prolongado y lento crecimiento mundial

El pasado domingo inició la décima primera reunión de jefes de Estado y representantes de organismos internacionales que conforman el G 20, bajo la presidencia de China. Previamente se llevaron a cabo durante el periodo que le correspondió presidir a China el G20, tres reuniones de ministros de finanzas y de gobernadores de bancos centrales.

En todos estos eventos internacionales estuvo presente la preocupación por los desequilibrios financieros y monetarios que se pusieron de manifiesto a partir de la crisis y recesión de hace una década. Sin embargo, las propuestas para reformar la arquitectura financiera y monetaria mundial no han logrado concretarse en acuerdos, ni en medidas que permitan controlar la excesiva liquidez causante de la volatilidad de los mercados.

Adicionalmente, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, señaló, en su intervención en el foro, que el mundo se encuentra atrapado en un largo periodo de lento crecimiento. Al respecto, recomendó que cada uno de los países debe llevar a cabo las reformas y medidas que les permita sostener una vigorosa actividad económica, pero que dicha expansión debe buscar disminuir la desigualdad entre países y entre los distintos grupos de la población.

La secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, con antelación, había señalado a los países integrantes de esa organización que el problema en la actualidad no es la falta de recursos financieros, sino de proyectos productivos. A su vez, la falta de oportunidades de inversión se deben a que no existe un aumento en el consumo de la población por la desigualdad que genera la concentración del ingreso. De tal manera, resulta necesario cambiar el modelo de desarrollo para fortalecer el mercado interno de cada país, con medidas encaminadas a aumentar el ingreso y a fomentar el consumo interno.

Desde el punto de vista de los mercados internacionales, en la reunión del G20 se continuó advirtiendo de los peligros de recurrir a políticas proteccionistas, que solamente contribuirían a que exista un periodo más largo de un lento crecimiento, e incluso de recesión. Propuesta, a todas luces, contraria a las posiciones que algunos políticos como Trump, en su campaña política, y Johnson en el Brexit han venido sosteniendo.

En el caso de México, el crecimiento menor a las expectativas generadas a inicio del sexenio, así como las correspondientes al principio de cada año, ha sido superior al de otros países de la región, gracias al repunte que ha mostrado el mercado interno. Adicionalmente, no obstante la volatilidad financiera y los embates especulativos que han propiciado una fuerte depreciación del peso, con la moneda de economías emergentes que más se negocia en los mercados mundiales, se han podido paliar los efectos en el funcionamiento de la economía del país.

Sin embargo, persisten los riesgos para mantener el crecimiento del país que emanan de la posibilidad de un triunfo de Trump en las elecciones norteamericanas de noviembre, así como de las decisiones de la Reserva Federal sobre el aumento de su tasa de interés y de la normalización de su política monetaria; mientras que los riesgos internos provienen del nivel que ha adquirido la deuda publica frente a los exiguos ingresos gubernamentales, de la inseguridad, de la corrupción y de la impunidad.
miggoib@unam.mx