imagotipo

Horizonte Económico

  • Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero
  • Fortalecimiento de finanzas públicas con medidas no convencionales

Son varios los temas que los medios de comunicación están difundiendo en estos momentos, que indudablemente tienen su importancia, como es el caso de malas noticas en el medio artístico y la presentación del IV Informe de Gobierno.

Pero hay otros también de la mayor relevancia, que rebasan la coyuntura y que si bien, no son temas de atractivo televisivo o radiofónico, si son de la mayor relevancia para todos los mexicanos. Dentro de ellos cabe destacar uno fundamental: la deuda estatal.

Y este tema que pareciera que es propio para funcionarios fiscales, gobernantes y legisladores, es de la mayor relevancia para todos los mexicanos, porque su comportamiento impacta a todos ellos y lamentablemente no en sentido favorable.

Y ello responde a que la mayor parte de los ingresos estatales y con ello entender también municipales, tienen cada vez más como destino, una proporción creciente para pago de servicio de esa deuda a que no hace referencia.

Ello en un contexto donde los ingresos se reducen y las erogaciones por ese concepto son crecientes y donde además el aumento de las tasas de interés sucede sin intervención alguna del país para evitarlo.

La deuda está contratada a la tasa Cetes más un diferencial, que está en función de la calidad crediticia del deudor, pero el punto de referencia es Cetes cuyo comportamiento está en función principalmente de las tasas de interés externas, en lo particular las de Estados Unidos.

Ahí, la referencia es la tasa de interés de la Reserva Federal, identificada como la FED y tan pronto tiene movimientos, como recientemente su alza, impacta de inmediato a que también se eleve la de Cetes, para evitar o por lo menos procurar salidas de divisas.

De manera reciente esa situación se registró y de un nivel de 3 por ciento, en el que se mantuvo un periodo relativamente alto, la tasa de Cetes se incrementó por encima del 4 por ciento, el pasado 30 de enero se ubicó en 4.29 por ciento, ahora se tiene la expectativa de que la tasa de la FED se eleve antes de diciembre lo que impactaría en la misma tendencia a la de Cetes y hoy en consecuencia incrementaría el costo del servicio de la deuda, sin que en paralelo se registre un incremento por el lado de los ingresos.

Lo que ha ocurrido desde el segundo semestre del 2014 ha sido una caída en el precio del petróleo, un crecimiento económico por debajo de la meta y una elevación de las tasa de interés, con las consecuencias que todo ello conlleva.

Pero regresando a la temática de la deuda estatal, es de destacar su crecimiento constante, lo que evidencia que el esquema económico no está siendo eficaz y resulta urgente tomar las medidas necesarias para su corrección.

Al comenzar el año de 2014 la deuda estatal registraba un monto de 510 mil millones de pesos, al cierre de 2015 alcanzó un total de 536 mil millones de pesos y al primer trimestre de este año, totalizó una cifra de 531 822 mil millones partiendo de esa cifra, la elevación prevista para la tasa de Cetes de 2 puntos porcentuales entre 2016 y 2017 estará significando que el costo del servicio de la deuda crecerá en el orden de 10 mil 700 millones de pesos, equivalente al 82 por ciento de la deuda total del estado de Tamaulipas.

Ese impacto económico no tiene contrapartida por el lado de los ingresos, lo que implica que dentro del gasto total, el gasto corriente registrara un incremento en demerito del gasto de inversión, lo que estará afectando la actividad económica y el empleo. La historia se repite.
*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com