imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • El primer acercamiento al Paquete Económico 2017

El pasado 8 de septiembre, el nuevo secretario de Hacienda, José Antonio Meade, a través de su subsecretario Miguel Messmacher, presentó el llamado Paquete Económico para 2017, el cual contiene tres documentos básicamente, los criterios de política económica, La Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017 y el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017.

Si resumimos el significado de cada documento, el de criterios de política económica es una proyección de los indicadores más importantes para el 2017, en donde destacan la estimación de crecimiento económico, la del tipo de cambio, la de la plataforma de producción de petróleo y el precio del petróleo, el déficit público. La Ley de Ingresos es una estimación que con base en los criterios se verá cómo se darían los ingresos del Gobierno, cuánto por Impuestos, cuánto por derechos, aprovechamiento, ingresos petroleros, etc. Y el Presupuesto de Egresos es cómo se piensa gastar esos ingresos, tanto por Poderes de la Unión, Secretarías de Estado y diversas instituciones que forman parte del Estado mexicano, el gasto muestra todo lo que quiere hacer y lograr el Gobierno.

Dentro de los criterios de política económica para 2017 se destacan los siguientes datos, la estimación del crecimiento del Producto Interno Bruto está en un rango de 3 a 2 por ciento, lo cual se siente muy optimista dado dos situaciones, la disminución por parte de los analistas de las expectativas de crecimiento de Estados Unidos y la caída del crecimiento en México, el cual se estima para 2016 por debajo del 2 por ciento. La inflación se proyecta en 3 por ciento, menor en 0.2 por ciento respecto a la estimación de cierre del 2016 (3.2 por ciento). La tasa de interés promedio sube 1 por ciento, al pasar de 3.9 en 2016 a 4.9 por ciento en 2017, esto significa que se espera un aumento en las tasas de interés internacionales, con un efecto negativo en cuanto al pago del servicio de la deuda tanto interna como externa. Un déficit en cuenta corriente del 3 por ciento del PIB muy semejante al de este año.

El tipo de cambio se proyecta en 18.20 pesos por dólar, lo cual se ve muy optimista si en los últimos días hemos estado cerca de los 19 pesos por dólar, lo anterior es un dato que hace poco creíbles los pronósticos económicos, adicionado a la poca confianza que se tiene en las cifras que da el Gobierno, aunque se argumenta que es el promedio de las estimaciones de los jugadores privados del mercado.

La plataforma de producción del petróleo ha caído del 2014 a lo programado en 2017 en 31 por ciento, mientras que las exportaciones en casi 33 por ciento, esto sin considerar la caída drástica de los precios internacionales que en 2014 en promedio se vendió el barril mexicano en 85.48 dólares y en 2017 se estima un precio de 42 dólares, es decir un 51 por ciento menor, en general esto explica la disminución de los ingresos públicos en el proyecto de Ley de Ingresos, se estima una reducción de 144 mil millones de pesos respecto al 2016 de los ingresos petroleros.

Mientras que la estimación de los ingresos tributarios se elevan en 242 mil millones, en donde los ingresos por impuesto a la renta es el que aumenta más, seguido del impuesto especial sobre producción y servicios y el impuesto al valor agregado.

Existe una disminución de 239.7 mil millones de pesos en el gasto público, en donde lo más preocupante está en la disminución de la inversión que es del orden de 205 mil millones de pesos, lo que representa el 90 por ciento de la reducción y el gasto corriente solo se disminuye 24 mil millones de pesos lo que representa el 10 por ciento de la disminución, esto es una muy mala señal para la economía, en donde podemos decir que la inversión representa el crecimiento del futuro y el gasto corriente, el estancamiento del presente.

Por lo que se señala que aproximadamente 100 millones de la reducción de la inversión están en Pemex y el otro tanto en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Educación y Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Quizás la única noticia buena en el Paquete Económico 2017, es que se plantea un superávit económico primario de 73.8 millones de pesos algo así como el 0.4 por ciento del PIB, algo que no sucedía desde hace algún tiempo.

Continuaremos en próximas entregas con el análisis de este proyecto presentado por el Gobierno al H. Congreso, aunque este primer análisis no es para nada halagüeño.

Ojalá, que existan senadores y diputados que verdaderamente ayuden a tener finanzas públicas sanas y con un criterio de maximizar el beneficio social, para que este paquete económico tan restrictivo, no afecte a los más pobres del país.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado