imagotipo

Horizonte económico

  • Carlos Loeza Manzanero

Reformas estructurales, hacia donde (3)

En memoria del Mtro. Honorio Isidro Ojeda Lara.

Todas las reformas Estructurales son importantes para la economía mexicana, pero sin duda, la Reforma Energética es la de mayor relevancia, en función de lo que significa, toda vez que corresponde a cambios de lo más significativo en el sector económico líder de la economía, incluso en la lista la han denominado la Reforma madre.

El petróleo a partir de los años ochenta del siglo pasado se convirtió en el sector líder en cuanto al financiamiento del gasto público, del sector exportador, de generación de divisas, e incluso de que se convertiría en el factor de mayor relevancia para impulsar el desarrollo económico del país.

En su momento el presidente López Portillo aseveró que el país se preparaba para una etapa de administración de la riqueza y además del acelerado endeudamiento externo, se recibieron importantes flujos de divisas tanto por la exportación del crudo como por inversión extranjera.

Pero la euforia duró poco se estrelló con la gran crisis de deuda externa hacia 1982 y tres décadas después el petróleo ha vuelto a encabezar las principales acciones de política económica, en principio por que el desplome de su precio de exportación ha llevado a recortes presupuestales en 2015, 2016 y volverá a ocurrir en 2017.

En adición porque desde 2013 cuando la actual Administración anunció la Reforma Energética, se anticipó que llegarían volúmenes importantes de inversión externa para explorar y explotar yacimientos petroleros en aguas someras y en aguas profundas, que garantizarían el suministro del energético durante tres o cuatro décadas lo que impulsaría el crecimiento económico a niveles promedio de 5 por ciento anual.

Pero ello no ocurrió lo que sí ha sucedido es la transformación de Pemex en una empresa que tendrá que competir en el sector, frente a las externas que ahora le disputarán a la petrolera mexicana mercado y riqueza petrolera ¿Qué ironía? Porque a pesar de que los objetivos fundamentales de la Reforma Energética se afirmó que la nación mantendría como patrimonio los hidrocarburos que se encuentran en el subsuelo, además del propósito de modernizar y fortalecer a Pemex y a la CFE, como empresas del estado 100 por ciento mexicanas en la operación estarán ya presentes por vez primera empresas extranjeras.

Tales empresas poseen la tecnología para explotar los energéticos en aguas profundas y aguas someras, les da ventajas comparativas y competitivas en detrimento de las empresas mexicanas, lo que es real es que se aumentarán de manera substantiva las reservas de petróleo y gas lo que deberá beneficiar a los mexicanos.

Se ha planteado que se reducirán las tarifas eléctricas, el precio del gas y aumentar la producción de petróleo a tres millones de barriles diarios, a la fecha están alrededor de 2.2 millones. En cuanto al gas aumentar la producción de los 5.7 millones de pies cúbicos diarios que a la fecha se producen a 8 mil millones y a 10 mil 400 millones en 2025.

Todo ello anticipaba cuantiosas inversiones externas pero la realidad ha resultado distinta, la caída en el precio del crudo ha llevado a que si bien las empresas externas ya están presentes, sus inversiones se estiman serán extraordinariamente menores a lo previsto.

Y  es aquí donde resulta una reacción con la mayor visión, porque tenemos que prever que cuando salgan lo nuevos flujos petroleros los precios serán  sensiblemente mayores que los actuales, necesitamos planeación estratégica y no reacciones de coyuntura.

*estudioshacendarios.cmlm@hotmail.com