imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • Banca digital

“La región no puede perder más tiempo para ir hacia la digitalización”, señaló el director de desarrollo productivo y empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Mario Cimoli, en la segunda reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y Tecnología de la Información y de la Comunicación que se está llevando a cabo en Costa Rica. Con el fin de evitar continuar la dependencia de las materias primas, los países latinoamericanos deben redoblar los esfuerzos para acceder a la economía digital, la cual será la característica de la cuarta revolución industrial durante el siglo XXI. Uno de los sectores en que la digitalización será un factor clave para su desarrollo durante las próximas décadas, es el bancario.

En México, durante el foro Expansión 2016, dedicado a la economía digital, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, hizo énfasis en que debemos enfrentar el reto de movernos con soltura en el entorno mundial crecientemente digital. Al respecto, hizo mención a los avances que se han logrado en el aspecto tributario y en el sector financiero.

En primero, mencionó el uso de la firma electrónica para aspectos fiscales, así como la presentación de las declaraciones de ingresos por internet y, próximamente, de las auditorías que se llevarán a cabo electrónicamente.

Por su parte, en el sector financiero se ha pasado también de la firma electrónica a los cajeros, a la banca por internet, a los medios de pago y disposición a través de puntos de venta y al uso de corresponsales no bancarios. Adicionalmente, el secretario de Hacienda hizo referencia a la evolución de la banca, que anteriormente dependía de relaciones personales, a la que actualmente se hace por internet. Sin embargo, aún se encuentra pendiente por avanzar hacia una banca plenamente digital.

A partir de la crisis financiera de la década pasada se ha generado un avance impresionante en las transacciones financieras por medios electrónicos. Desde las plataformas que evitan tener que recurrir a intermediarios, conocidas como P2P (pier to pier), hasta el surgimiento de monedas digitales y virtuales.

Entre las monedas digitales y virtuales destacan las más de 350 criptomonedas, de las cuales la más conocida es el Bitcoin. Este medio de pago inspirada en el concepto teórico de Friedrich Hayek sobre la moneda privada, es emitido por un programa de software que cuenta con un algoritmo que crea cada Bitcoin y con un sistema de control para su intercambio entre personas (P2P), que se conoce como “blockchain”.

El sistema de “blockchain” ha atraído la atención de bancos comerciales y de bancos centrales, de tal manera que cuatro instituciones bancarias internacionales, UBS, Santander, Deustche Bank y BNY Mellon, están trabajando conjuntamente en desarrollos para utilizar el sistema “blockchain” en sus operaciones, lo cual revolucionará, seguramente, al sector financiero. A su vez, existen otros bancos que se encuentran trabajando, incluso, en la posible creación de su propia moneda digital.

En el caso de Santander en México, como parte de su estrategia para entrar al mundo digital global de la innovación financiera, así como para incorporar a las nuevas generaciones, ha lanzado una convocatoria (publicada en la Gaceta de la UNAM el lunes de esta semana), dirigida a los millennials, para desarrollar plataformas digitales que abarquen productos, canales, procesos y herramientas para  la banca digital.
miggoib@unam.mx