imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte político /Luis Álvarez Tostado

  • Luis G. Álvarez Tostado Valdivia
  • Ingresos presupuestados para el 2017

 

Una vez analizado el paquete económico que fue presentado el pasado 8 de septiembre por el nuevo secretario de hacienda, José Antonio Meade, a la H. Cámara de Diputados, se puede tener una mejor versión de lo que el Gobierno estima obtener de ingresos para financiar el gasto en el próximo ejercicio fiscal.

Ya nadie habla del presupuesto base cero, que se ofreció como alternativa para disminuir los gastos, hace un año, desde siempre criticamos esa estrategia, porque realmente nunca se aplicó dicha metodología para estimar los gastos, fue más bien un discurso político que para los técnicos que elaboran presupuesto nunca se dio.

Ahora no se habla de presupuesto base cero, se habla de un recorte presupuestal de 238 mil millones de pesos, el recorte todos lo entendemos, no hay que ser conocedores ni muy técnicos ni eruditos para saber que un recorte es una disminución simple y llanamente del gasto.

Es importante conocer la propuesta de los ingresos del Gobierno, para luego compararla con la Ley de Ingresos definitiva, es muy poco el margen de maniobra que tienen los legisladores para ajustar, pero siempre se ajusta. Hay que recordar que los ingresos son una Ley que aprueban tanto los senadores como los diputados, ya los primeros representan a su Estado dentro del pacto fiscal con la federación y los diputados al representar a los ciudadanos tienen informar en cuanto a los impuestos que tenemos que pagar. Mientras que los egresos solo lo autorizan los diputados ya que es como se gasta y por lo tanto como se redistribuye el ingreso captado a través de impuestos a la población y esto solo le concierne a la H. Cámara de Diputados, por lo que se autoriza un Decreto de Presupuesto y no una Ley, pues no es votada por ambas Cámaras.

Los ingresos que se plantea captar el Gobierno son cuatro mil 309.5 mil millones de pesos (MMP), 0.4 por ciento más que la Ley de Ingresos 2016, pero 10.6 por ciento menos de la estimación de cierre del 2016, la cual es una mejor cifra que el estimado original. Estos ingresos provienen 770 mmp de ingresos petroleros y tres mil 539.6 mmp de ingresos no petroleros, es decir, actualmente 17.8 por ciento viene del petróleo y el 82.1 de ingresos no petroleros, impuestos básicamente, solo para comparar en el 2012, los ingresos petroleros representaban el 35 por ciento de los ingresos totales, en otras palabras ha disminuido a la mitad la importancia relativa de los ingresos petroleros de 35 al 17.8 por ciento, esto era lo que todos los analistas querían, pues ya no existe una dependencia tan importante del petróleo, esto se señalaba para que se financiara de una manera más estable el gasto, pero este cambio tan drástico en cinco años es derivado de la caída de los pecios del petróleo, de la caída de la plataforma tanto de producción como de exportación del petróleo y de un menor impacto de la Reforma Energética, es decir, las circunstancias han orillado a depender menos del petróleo y más de la recaudación de impuestos, por lo tanto una conclusión obvia, es que hay que olvidarnos de una disminución de impuestos, lo que quizás se prevea en los próximos años sean reformas fiscales que intenten recaudar más, esto es, más impuestos.

Dentro de los ingresos tributarios el 52 por ciento proviene del Impuesto sobre la Renta, el 45 de los impuestos sobre producción, consumo y transacciones, donde destacan el Impuesto al valor agregado con el 29 por ciento y el impuesto a los combustibles con cerca del 10 por ciento. Este último dato lo único que dice es que aunque se abra el mercado de combustible, el impuesto no disminuirá, lo que sugiere que los competidores que entren en el mercado de venta de gasolina no tendrán mucho margen para disminuir sus precios, más bien se ajustarán a la alza y serán precios muy parecidos a los que Pemex vende.

Todos los ingresos dependen del nivel de la economía, es decir del Producto Interno Bruto, por lo que de no cumplirse con el crecimiento promedio del 2.5 por ciento, es muy probable que no se cumpla la meta de captación de impuestos. El otro elemento fundamental en los ingresos es el precio del petróleo, es decir, si no se cumple con los 42 dólares por barril en promedio anual, no se cumplirá con la captación de ingresos aunque se argumente las coberturas adquiridas para garantizar este precio, siempre se protege únicamente parte de las exportaciones de petróleo, porque sería incosteable garantizar toda la plataforma de exportación. Los anteriores dos supuestos, de no cumplirse, se tendrá que recortar aún más el gasto programable.

Ojalá que la expectativa de los ingresos esté bien estimada y se cumpla, pues de eso depende que los gastos no disminuyan y por lo tanto ya no existan recortes adicionales a los ya considerados.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado