imagotipo

Horizonte Económico

  • David Colmenares Paramo
  • Recuerdos de Sergio Valls Hernández

La semana pasada la Universidad Iberoamericana, en su plantel de Santa Fe, organizó un gran evento para hacer un reconocimiento póstumo a Sergio Valls Hernández, quien se nos adelantó hace casi dos años, siendo ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Fue un acto de agradecimiento de la Universidad al ministro Valls, por su aportación de 30 años de docencia en la misma.

Estuvieron su familia por supuesto, sus amigos como varios ministros de la Corte, exalumnos, que son extraordinarios abogados, como Marino Castillo y Carlos Matute, quienes hicieron uso de la palabra con emoción, lo mismo que el rector de la Universidad Iberoamericana, así como una persona, que mencionó ser lesbiana, teóloga de profesión, quien habló de las aportaciones del ministro en defensa de los derechos y la dignidad de las personas. Nos recordó que a don Sergio Valls le tocó el tema del matrimonio entre parejas del mismo sexo y su derecho a adoptar. En verdad sus palabras emocionaron al auditorio, siendo justo el homenaje que le hizo. Habló también con mucho afecto y respeto por el homenajeado, el ministro Arturo Saldívar, y por supuesto uno de sus hijos. Le tocó a Jaime Valls Esponda, quien hoy es el secretario Ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), quien habló con un gran amor y admiración por su padre, así como del cariño y la fuerza que siempre le dio en su vida, su esposa, doña Guille, con quien formó una maravillosa familia, con amor e impulso para el desarrollo profesional de sus hijos, todos hombres y mujeres de bien, mexicanos exitosos profesionalmente, comprometidos con las mejores causas del País, siguiendo el ejemplo de sus padres.

Sergio Valls, mi gran y admirado amigo, fue colaborador editorial en El Sol de México cada semana, sus columnas son un material fundamental para entender la historia y la naturaleza jurídica de nuestro país.

Tuve la suerte de vida, de pasar muchos momentos cerca de Sergio -mi amigo- teniendo oportunidad de conocerlo como ser humano, siempre hablando de su familia, de su esposa, de sus hijos e hijas, así como del Derecho y su preocupación por los problemas del país, además no se ocultaba su amor por Chiapas. Así como la necesidad de fortalecer la autonomía, incluso presupuestal, de esta noble institución.

Con frecuencia nos reuníamos a comer, en la Corte o fuera. Llegamos a viajar juntos, como cuando lo acompañe a Ciudad Victoria dar una conferencia sobre los juicios orales.

Mi familia tuvo el gran honor que fuera testigo en la boda de mi Paulina, celebrada en la Ciudad de Oaxaca hace algunos años.

Sergio fue un gran amigo de sus amigos, pero siempre interpuso sobre la amistad, el respeto de la Ley.

Con todo el trabajo que tenía, escribió varios libros, recuerdo algunos: Seguridad Social y Estado de Derecho, Consejo de la Judicatura Federal y modernidad en la impartición de Justicia. Junto con Carlos Matute fue coautor del Nuevo Derecho Administrativo Mexicano y con el también Ministro Juan Silva Meza, escribió Transexualidad, Matrimonio y Adopción por parejas del mismo sexo. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En la Academia, entre otras actividades, fue miembro de la Junta de gobierno del Colmex y profesor además de la Ibero, de la Facultad de Derecho de la UNAM, quien unas semanas antes de su partida, le hizo un merecido reconocimiento, al que tuve la fortuna de asistir.
brunodavidpau@yahoo.com.mx