imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • México remando contra la corriente

 

  • Intensa actividad de la OCDE en nuestro país

 

Al final de la reunión conjunta del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, que se llevó a cabo la semana pasada en Washington, los dirigentes de ambos organismos internacionales expresaron su reconocimiento a México por la estabilidad de su economía y por las reformas que le permitirán que pueda responder mejor a los retos de la globalización.

Por su parte, en esta semana la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha desplegado una intensa actividad de difusión sobre los apoyos que ha brindado al Gobierno mexicano, con el fin de que incorpore las mejores prácticas que existen a nivel mundial para alcanzar una vida mejor para toda la población.

La primera reunión que llevó a cabo el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, fue con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, durante la cual reconoció los esfuerzos que se han llevado a cabo en el país para estar “remando contra la corriente”, lo que significa que ante el entorno mundial adverso México está logrando mejores resultados en materia de empleo y de crecimiento económico, que la mayoría de los países del mundo.

Adicionalmente, Gurría consideró que el ajuste presupuestal y las decisiones en materia de política monetaria que se han tomado para hacer frente a los choques externos, ocasionados por la volatilidad de los mercados mundiales, permitirán mantener la estabilidad de la economía. No obstante, se debe continuar con los esfuerzos para evitar la evasión y la elusión fiscal, tema en cual también se contará con el apoyo de la OCDE.

Si embargo, persisten varios retos a los que se les tiene que hacer frente. El mayor de ellos, sin duda, es la falta de confianza en las instituciones que, al igual que en México, ha comenzado a surgir a nivel mundial.

El desencanto e inconformidad entre la población con los políticos, partidos, gobiernos y en general con el sistema democrático, ha ocasionado una actitud de apatía entre los jóvenes para participar en las decisiones sobre aspectos cruciales en la vida de los países. Está actitud ha llevado al Brexit, al voto en Colombia en contra del acuerdo de paz, al surgimiento del fenómeno electoral de Trump, a la crisis de Gobierno en España y a las oleadas de migrantes y refugiados.

En México, la desconfianza institucional que ha generado la clase política y el distanciamiento gubernamental con la ciudadanía, requiere emprender acciones para fortalecer la gobernanza, para poder contar con un Gobierno eficiente que responda a las aspiraciones de la sociedad. Al respecto, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, dio cuenta de los apoyos brindados al Gobierno mexicano en temas relacionados para que el país pueda contar con un sistema integrado de salud, así como para la conformación del sistema nacional de fiscalización, el cual debe estar acorde con los correspondientes al de transparencia y al de anticorrupción.

Continuar remando contra la corriente es una enorme tarea que debe enfrentar el Gobierno de Enrique Peña Nieto en el último tramo de su gestión gubernamental, tanto para arraigar las reformas que transformarán el país, como para mantener el rumbo frente a los desequilibrios que imperan en la economía mundial.

miggoib@unam.mx