imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel González Ibarra
  • Los límites de la política económica
  • Políticas No Convencionales y Reformas Estructurales

La economía mundial y la de los países no encuentran, desde principio de esta década, las medidas de política económica que les permita recuperar un crecimiento sostenido. El comportamiento económico que ha caracterizado los años posteriores a la superación de la crisis financiera que afectó a todo mundo, se le ha denominado como no convencional.

Los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, así como instituciones nacionales como la Reserva Federal de Estados Unidos y los bancos centrales de varios países, entre ellos el Banco de México, han emprendido una política monetaria que consideran no convencional. Adicionalmente, la política fiscal en todos los países se encuentra entrampada entre la merma en los ingresos por la evasión y la elusión, que permiten los paraísos fiscales y el excesivo endeudamiento al que han incurrido por tratar de impulsar la economía.

Ante el límite al que ha llegado la efectividad de las políticas monetarias y fiscales, se recomienda que la política económica transite por el camino de las reformas estructurales. A través de las reformas y las medidas no convencionales en materia monetaria y fiscal, se busca que los distintos países puedan mantener la estabilidad y flexibilizar su economía para absorber los choques de la volatilidad del mercado mundial.

En México, ante los recortes presupuestales al gasto que se han venido dando, los aumentos en la tasa de referencia del banco central y la acentuada depreciación del peso, así como las continuas estimaciones a la baja del crecimiento económico, se ha generado una discusión sobre las causas y los efectos que podrían esperarse de las medidas de política económica.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, ha aclarado que al igual que en mundo, los tres instrumentos de política económica de que se dispone tienen límites.

En primer lugar, la política fiscal se enfrenta, por el lado de los ingresos, a la baja recaudación como porcentaje del PIB, le pone un límite al gasto ya que no resulta prudente en las condiciones actuales recurrir a un mayor endeudamiento. De tal manera, resulta imposible atender las demandas empresariales para disminuir las tasas impositivas, así como ampliar las deducciones. Asimismo, no se pude atender a todas las solicitudes de mayor gasto, sea  de los sectores agrícolas, educativo o los de salud y de cultura, así como para las entidades federativas, incluida las de la capital del país.

Por su parte, en la política monetaria la tasa de interés ha mostrado sus limitaciones para fomentar el crecimiento y el empleo ante situaciones de exceso de liquidez y de volatilidad. Asimismo, la inflación es otra limitante para un largo periodo de expansión monetaria.

El último de los tres instrumentos son las Reformas Estructurales que permiten que la economía pueda funcionar mejor y absorber los choques externos. En México, las Reformas Educativa, Energética y de Telecomunicaciones se han instrumentado más lentamente de lo esperado por los intereses que afectan, por la volatilidad financiera, por la contracción de los precios de los hidrocarburos y por las posiciones que han adoptado los partidos políticos de oposición.

A pesar de las limitaciones de la política económica, ante un entorno difícil, concluye el secretario Meade, “México está generando empleos, está creciendo y manteniendo la estabilidad”.
miggoib@unam.mx