imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Fintech
  • Nuevo paradigma en el sector financiero revolucionará el mercado y la banca tradicional

 

La aplicación de las tecnologías de la información y de la comunicación que comenzaron a hacer las instituciones financieras para lograr hacer más eficiente su operación, se ha transformado a partir de la segunda década del siglo XXI en una innovación para todo tipo de procesos, generación de productos, surgimiento de nuevos modelos de negocios, realización de pagos y aplicaciones que constituyen un nuevo paradigma que afectan la competencia y el funcionamiento tradicional del mercado.

Esta acepción más amplia de la informática y la comunicación financiera es lo que se conoce como fintech. De tal manera, en la actualidad existe la creciente posibilidad de realizar todo tipo de transacciones sin intermediarios, en un sistema P2P (peer-to-peer), pudiendo llevar a cabo inversiones, obtención de financiamiento, realizar pagos, obtener asesoría financiera, llevar a cabo el procesamiento de las operaciones y efectuar las compensaciones de flujos de recursos entre agentes económicos en forma directa.

El volumen de operaciones que incluye el fintech se ha pasado novecientos treinta millones de dólares en 2008 a 12 mil millones de dólares en 2014 y de acuerdo con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se estima que para el inicio de la tercera década del siglo podría alcanzar los ciento cincuenta mil millones de dólares. A su vez, cada vez es mayor el valor del comercio mundial de productos derivados de aplicaciones informáticas, al grado de que frente al modesto crecimiento del comercio mundial tradicional en los últimos años, el derivado de las tecnología informáticas, desde 2005, es actualmente cuarenta y cinco veces mayor.

La revolución que está generando el fintech, incluye la posibilidad de que proyectos en México, hasta ahora generalmente inmobiliarios, obtengan financiamiento o aportación de capital sin pasar por intermediarios (crowdfunding), como las instituciones bancarias o el mercado financiero.

El nuevo paradigma financiero plantea un reto tanto para las autoridades financieras y monetarias, como para las instituciones bancarias. En el primer caso, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de acuerdo con la la subsecretaria de ramo, Vanessa Rubio, ha señalado que ya se trabaja en el “diseño de una regulación robusta y de vanguardia para la industria fintech, a fin de promover su desarrollo, fomentar la innovación, estimular la competencia y minimizar riesgos” sobre todo las operaciones de lavado de dinero y evitar posibles fraudes.

Por su parte, las instituciones bancarias están poniendo especial atención al sistema compartido de información y contabilidad de la blockchain de Bitcoin, así como en la generación de alternativas a las monedas digitales de emisión privada. En el caso de Santander ha decido poner en operación un sistema de vales que ha denominado “tokens” respaldados por depósitos en euros para que puedan intercambiarse anónimamente entre particulares, compartiendo información contable y manteniendo el mismo nivel de anonimato que tiene los billetes actuales. Este tipo de alternativas, cuando se generalicen, disminuiría el costo de procesamiento, compensación y terminación de transferencias y de pagos, que actualmente significan ochenta mil millones de dólares, situación que afectaría el negocio, principalmente, de VISA, Mastercard y American Express.
miggoib@unam.mx