imagotipo

Horizonte Económico

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Miguel Gonzalez Ibarra
  • Ley de Ingresos y tipo de cambio
  • Una mayor colaboración entre sector privado y público para incentivar la inversión

 

Con el fin de aprobar en tiempo la Ley de Ingresos para el próximo año, sin cambiar prácticamente la estructura tributaria, la Cámara Diputados realizó un ajuste a las premisas conservadoras que sustentaban la propuesta que elaboró la Secretaría de Hacienda.

De tal manera, con el fin de incrementar los ingresos, los legisladores decidieron modificar el tipo de cambio y el volumen de la plataforma de exportación petrolera, con lo cual dotaron a las finanzas públicas de poco más de cincuenta mil millones de pesos adicionales, con ello pretenderán incrementar el gasto sin incurrir, supuestamente, en un mayor endeudamiento.

Si bien el tipo de cambio que optaron establecer como premisa los diputados, pudiera resultar en línea con las expectativas de los especialistas, según la última encuesta elaborada por el Banco de México, el alza de 18.20 pesos por dólar a 18.62 no se encuentra exento de riesgos, tanto por lo que pueda suceder en la economía de Estados Unidos, como por la incertidumbre interna que genera la inseguridad y las campañas negativas de los partidos políticos.

Por su parte, para lograr que las exportaciones de petróleo produzcan mayores ingresos para las finanzas públicas se tendría que cumplir la expectativa de un crecimiento en el precio internacional del hidrocarburo. Al respecto, los organismos internacionales estiman que el próximo año el barril de petróleo podría ubicarse por encima de los cincuenta dólares para los crudos líderes, lo que haría que la mezcla mexicana pudiera estar alrededor de cuarenta y dos dólares, tres dólares arriba del precio pactado en la cobertura contratada por la Secretaría de Hacienda.

En cuanto al incremento en la plataforma de exportación, se debe tomar en cuenta la falta de inversión que se dio en el sexenio anterior, lo que ha venido disminuyendo la capacidad productiva de Pemex.

Otros factores que podrían incrementar los ingresos públicos sin cambiar la estructura impositiva es que exista un mayor valor de la producción, aunque también podría lograrse por efectos de un crecimiento en la inflación que, sin embargo, resultaría en una ilusión monetaria, ya que también repercute en un mayor gasto.

Con el fin de que no afecte el servicio de la deuda pública la estructura del gasto del próximo año, la Secretaría de Hacienda ha realizado operaciones en los últimos días para mejorar el perfil de la deuda externa y aligerar de esta manera el flujo de pagos que tendrían que hacerse durante 2017. En el caso de la deuda interna, sin duda se tendrá que enfrentar el efecto del incremento en el costo de fondeo bancario, estimado en poco más de 0.6 por ciento sobre del nivel mantenido en este año.

El objetivo final de la decisión tomada por los legisladores es buscar que se puede ejercer un mayor gasto. Sin embargo, la mayor disposición de recursos  no se pretende destinarlo a mayor inversión pública, sino para más transferencia a los Estados y para la política social, con lo cual no constituiría un factor que impulse el ritmo de crecimiento del país.

Ante la astringencia mundial de las finanzas públicas de los distintos países, en lugar de ajustar los parámetros de las estimaciones presupuestales, se ha venido proponiendo que se recurra, de manera creciente, a la colaboración entre el sector público y privado para impulsar la creación y modernización de infraestructura, así como para brindar servicios públicos a la población.

miggoib@unam.mx