imagotipo

Identidad / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Durante el fin de semana tuve oportunidad de leer algunos de los influyentes diarios españoles –gracias ¡internet!- y encontré algo que me llamó poderosamente la atención: el comportamiento de quienes se identifican plenamente con la posición ideológica del PSOE y que no quieren conformar un gobierno, como lo propone Pedro Sánchez “que quiere formar un gobierno a toda costa y sacrificando la confianza de los electores”.

Mi atención quedó atrapada porque tiene similitudes con los partidos políticos de nuestro país. El ejemplo más acabado es la formación de alianzas o coaliciones entre el PAN y el PRD. Ambos partidos pierden identidad, ideología y respeto de los ciudadanos en aras de un solo fin: obtener el poder por el poder mismo. Porque no se trata de llegar a los gobiernos estatales para tener una plataforma común que permita resolver los problemas que se registran, sino de impedir que el partido gobernante en 9 de las 12 entidades en donde se renovará por completo el estatus político, mantenga la preferencia electoral.

Si en México se discutieran las cosas como en España, la España de hoy, sería prácticamente imposible la mezcolanza que firman PRD y PAN. Ni uno ni otro tienen otro argumento que se sostenga y que no sea el pragmatismo a costa de los principios, si en algún momento los tuvieron.

Entender que el PSOE, con su 21% de votos no alcanzará jamás el gobierno sin alianza con cinco partidos que nada tienen en común, es un acierto de los que creen en sus ideales. Aquí ni soñando se disolverá el pragmatismo.

Twitter: @jesusmichelMx