imagotipo

Incertidumbre en los errores del hombre

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Norma L. de Pairo

El planeta ha creado especies que se manejan de acuerdo a su naturaleza. Y el hombre no es la excepción. La globalización ha modificado la manera de sentir y pensar del ser humano.
En la actualidad hombres y mujeres no se toleran el más mínimo error. Expertos en conducta afirman que una carga de resentimientos sociales y personales, generados por sus iguales, aumenta la exigencia de no tener errores. Una base que provoca de manera inevitable “La incertidumbre”, un futuro incierto. El conocimiento y la información se han desparramado y pocos son los que gozan de ello. De acuerdo con la descripción de “Principio de incertidumbre, estética y resistencia”, en 1927, Werner Heisenberg, propuso el principio de incertidumbre, el cual versa más o menos así: “Nada se puede ser predecido con exactitud, siempre queda un margen de incertidumbre en el conocimiento humano”. No tengo claro si el capitalismo tardío esté enterado de esta inauguración teórica, pero sin tener en cuenta este dato, quisiera que el principio de incertidumbre sea el punto de partida para esta reflexión, respecto a los espacios que se generan desde la estética, como forma de resistencia. Entre otros párrafos de esta descripción: el principio de incertidumbre, emerge, ya toda planificación para el orden o el poder ha dejado un breve espacio, no racionalizado, jamás imaginado, en los que el sujeto aparece, irrumpe invade desde las sombras y hace uso de la voz, cruzando el límite de la exclusión, voces polifónicas, que arrollan la realidad, estableciendo un testimonio, la inevitable realidad de los cuerpos, que no solo demandan a la modernidad, sino que al establecer estas demandas configuran nuevas formas de expresar, a través de la intervención o irrupción es los espacios racionalizados. Especialistas en conducta aseguran que la humanidad debe comprender que tener errores e incertidumbre, no es una nube de mala suerte, es un estado que debe suceder para que la especie humana este unida. Aníbal Goicochea, en su nota con el psicoanalista David Tuckett: “La incertidumbre es tan desagradable para los humanos que, en vez de aceptarla para gestionarla, preferimos inventarnos un cuento que nos cuentan, contamos y nos contamos sobre qué va a pasar.”. Hay quienes no toleran la incertidumbre ni los errores y manifiestan actitudes de enojo o maldad, y es cuando ocurre que: “pero los hábiles asumen, una pequeña parte del error, pero sin perder jamás el control de la situación, esperando un futuro desde el presente. Los psicólogos sugieren, atender los pensamientos y parar los negativos. Iniciar una exploración personal y ver que actitudes de otros nos tienen atrapados y no permiten, aceptar que debemos tener errores para dejar en paz un futuro que solo se hace con el presente. Libro recomendado “Crisis, incertidumbre y equilibrio”.