imagotipo

Infórmate, fórmate

  • Palabra: Terry Guindi

Información es todo aquello que recibes y entra a tu interior, etimológicamente la “información” debiese “formarte”, testimonialmente sabemos que eso es incierto. El gran comunicador Marshall Mc. Luhan decía que “el medio es el mensaje”.

En nuestra época somos bombardeados constantemente con todo tipo de datos, opiniones, aseveraciones con una rapidez inusitada, pocas veces todo este conjunto pasa por un tamiz aceptable, normalmente presenta posiciones incongruentes en varias fases dejando de lado la visión panorámica de los hechos.

Los grandes maestros y los exitosos concuerdan que quien está informado siempre va un paso adelante. Si bien es importante ésto toda vez que es inaceptable aislarse de los acontecimientos cotidianos y de sus circunstancias, el libre albedrío y su uso son vitales en este campo.

El gran secreto es el poder elegir y saber hacerlo, herramienta indispensable en nuestra vida y hasta en la autodefensa de lo que muchas veces algunos poderosos quieren que pensemos y hagamos.

Elegir el camino y lo que queremos, vivir en conciencia, discernir entre las alternativas posibles de quienes serán nuestros amigos, nuestros compañeros de viaje en las distintas etapas, es imprescindible para tornar las repetidas historias débiles y simples en mágicas, en los logros de sueños anhelados con propuestas y metas en todos sus plazos.

El criterio que tenemos y que hemos tenido a lo largo de nuestra vida depende necesariamente de la información que hayamos acumulado y que nos rodea a cada instante. Nuestra convivencia cotidiana con la radio, con la televisión, con la prensa escrita y ahora con el Internet, ha expandido inimaginablemente las posibilidades, son la entrada de nuestra memoria, de nuestro bagaje, en ese símil que conoces del “disco duro” en nuestro cerebro. Rápidamente comprenderás al recordar solo los últimos noticieros o notas que hayas visto, la gran cantidad de circunstancias y hechos negativos que ya tienes dentro; alguien y algunos se han encargado de llenarnos de esa basura, que si bien existe, el tono y el tenor la exacerban.

La historia económica del mundo es inconcebible sin un análisis de las sucesivas crisis, el proceso de nacer, morir y renacer.

Los economistas serios saben que el crecimiento y el desarrollo tienen ciclos, que son inevitables, que es imposible una etapa de crecimiento y desarrollo sin haber tenido etapas de recesión anteriores y futuras en algún momento. El secreto, en este caso de ellos, es el suavizar los puntos negativos.

La generalización acrítica del análisis económico tiende a enfocarnos, a llevar nuestra energía hacia la escasez, soslayando exactamente el otro lado de la moneda, la abundancia.

El miedo en distintas etapas se manifiesta instantáneamente en cuanto se concibe la crisis, la gente tiende a paralizarse toda vez que existe una razón aparentemente compartida por todos para justificar el fracaso y la derrota por anticipado se convierte en un lugar común, en algo que sin mayor explicación, digno incluso de lástima y de algún grado de caridad. Se es proclive en estas circunstancias a la ley del menor esfuerzo, a quedarse en la zona de confort socialmente aceptada.

Cuando vemos una película, el universo de estas tiene como tema principal la violencia, la repetición adicional de lo que te expuse unos párrafos más arriba. Las salas cinematográficas o las empresas de video tienen una escasa demanda de filmes con temas de éxito o de amor, habrás escuchado la famosa frase “eso solo pasa en las películas”.

Te sugiero que permitas que fluya la Ley de atracción en tu vida, que analices la información que recibes y que altera indubitablemente tu formación, la selectividad es el camino que debe ocuparte para materializar tus pensamientos.

Comienza a hacer el cambio ya, desde este momento. Recuerda que estás rodeado de múltiples opciones. Las noticias antes de dormir te causarán angustia cuando puedes relajarte viendo un programa educativo o
escuchar música.

Infórmate, fórmate sin deformarte, las palabras mágicas dan sentido a tu vida.

twitter@terryguindi