imagotipo

Informe 2015 ASF (Parte II)

  • Pedro de León Mojarro

No tengo duda que el licenciado Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), está seriamente comprometido con el combate a la corrupción y eso es muy bueno para el país.

Mientras siga dependiendo de la Cámara de Diputados, no será fácil dar los resultados que todos deseamos. Es de sobra conocida la opacidad en el manejo de los recursos de la Cámara.

Le incomodan, y tiene razón, los convenios con las universidades porque “presume” que se prestan a irregularidades y como a las universidades, que son las que ejercen los recursos, no les puede hacer nada, entonces la agarra contra otros.

¿Por qué entonces no reformar la Ley de Adquisiciones como una medida preventiva para que luego no “paguen justos por pecadores”?.

El otro problema de carácter estructural, que existe en la ASF, es lo que decíamos en la entrega anterior: evalúa, revisa y audita a “toro pasado”, en lugar de ser una institución eminentemente PREVENTIVA para asegurar que los recursos se gasten no solamente con honestidad y transparencia, sino también con eficacia y resultados.

Algo parecido al modelo de medicina preventiva, que es mucho más barata antes que la medicina curativa; es muy costoso humanamente hablando, curar una diabetes avanzada, como también es muy poco rentable, hablando del beneficio social auditar “a toro pasado” para meter a la cárcel a alguien aunque sea culpable.

Es deseable que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) hacia allá vaya. A prevenir para no lamentar, la ley ya lo
contempla.

Citó el caso del actual presidente municipal de Juchipila, Zacatecas, Rafael Jiménez, quien en 2012 era gerente estatal de Diconsa. En aquel entonces por la sequía atípica del Estado, el Gobierno federal repartió miles de despensas.

Hoy cinco años después, la ASF pretende inhabilitarlo y condenarlo a pagar 12 millones de pesos, cuando él lo único que hizo fue entregar las despensas a Sedesol, quien las repartió.

Este asunto lo conocí estando en la Coordinación de Delegaciones de la Sedesol; ahí el director de Diconsa me comentó del adeudo de esas despensas por un monto de 40 millones de pesos.

Personalmente gestioné ante la Oficialía Mayor de la Sedesol el convenio de pago y antes de dejar el cargo ya se había liquidado el 50 por ciento del adeudo de Sedesol a Diconsa.

Este caso como muchos, incluido el mío, constituyen acusaciones injustas a destiempo y al margen de la ley, bajo la PRESUNCIÓN de “daño al
erario”.

Todo porque las auditorías antes que preventivas son correctivas y por tanto punitivas, de manera tal que los auditores justifican su trabajo solo encontrando culpables; ahora sí “haiga sido, como haiga sido” como dice el clásico.

No obstante en lo que los hechos se aclaran, la imagen y la reputación de servidores públicos “que ni la deben, ni la temen” queda en entredicho como es el caso del actual presidente de Juchipila.

Y si ustedes no tienen inconveniente lectora, lector queridos nos leemos el próximo jueves.

P.D. El barroco SNA. Se compone de 1) Comité de Participación Ciudadana, 2)La ASF, 3)La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, 4)La Secretaria de la Función Pública, 5)El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y 6)El Instituto Federal de Acceso a la Información. ¿Algún día funcionará y habrá presupuesto para esa enorme burocracia?
*Miembro de Unidos

Podemos A.C. Zacatecas

@Pdeleonm

www.pedrodeleon.mx