imagotipo

Iniciativa preferente en apoyo a nuestros connacionales

Graciela Ortíz González

Desde el inicio de la actual administración, el Gobierno federal estableció como uno de sus ejes estratégicos, garantizar una educación de calidad para todas las y los mexicanos.

En este sentido, la Reforma Educativa se ha constituido en un pilar del proyecto educativo nacional, cuyos avances a la distancia son tangibles para millones de niñas, niños, adolescentes, jóvenes y maestros en todo el país.

Dentro de estos importantes esfuerzos se inscribe la Iniciativa Preferente, enviada al Congreso de la Unión por el titular del Poder Ejecutivo, que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Educación, cuyos objetivos fundamentales son proteger los derechos de nuestros compatriotas que están regresando debido a la compleja situación migratoria que viven en Estados Unidos, así como apoyar la revalidación de sus estudios para su incorporación plena e inmediata al Sistema Educativo Nacional.

Dicha Iniciativa otorga facilidades a todos los connacionales que retornen, ya sea por cuenta propia o que sean deportados, pero que cuenten con estudios de nivel básico, medio superior o superior, para que puedan proseguir con su preparación académica, sin importar su condición migratoria o los documentos con los que cuente.

Para tal efecto, generará la eliminación de trámites burocráticos como apostillados, el requisito de las calificaciones o historial académico y las traducciones, anteponiendo con ello el acceso a la educación por encima del papeleo.

La discusión y reflexión de una reforma de esta naturaleza brinda una ventana de oportunidad inédita para nuestro país, sobre todo, considerando la compleja relación migratoria con los Estados Unidos, en donde la migración de retorno ha cobrado especial relevancia por sus diversas implicaciones en materia laboral, educativa o de salud.

Aunque no se cuenta con datos estimados sobre la magnitud del problema, basta señalar que con base en información del Anuario de migración y remesas México 2016, el flujo anual de migrantes mexicanos de retorno ascendió a 144 mil en el año de 2015, si bien ha registrado una reducción desde 2006 cuando alcanzó 456 mil personas, se prevé que con las medidas implementadas por el actual Gobierno norteamericano, incremente el número de mexicanos que regresan a nuestro país.

Entre 2009 y 2014, siete de cada 10 migrantes que retornaron del extranjero tenían entre 18 y 45 años de edad; la mayoría se encuentra en algún tipo de unión conyugal; el principal motivo, tanto para hombres como para mujeres es reunirse con su familia (cuatro y cinco de cada 10 casos, respectivamente) y poco más de 15 por ciento de los hombres han regresado debido a que fueron deportados; seis de cada 10 migrantes que retornaron de la Unión Americana ingresaron con algún documento migratorio o eran ciudadanos de ese país; eran originarios principalmente de la Ciudad de México, Michoacán y Guanajuato; y una cuarta parte de la población residía en California, Texas y Florida.

Estos datos dan cuenta de los desafíos actuales y futuros que representa el retorno de miles de paisanos a México, en los ámbitos social y económico.

Ello demanda la estrecha colaboración de las diferentes dependencias y actores involucrados, a fin de atender esta problemática fundamental y sensible, que tanto preocupa y angustia a los emigrantes, cuyo talento contribuirá al desarrollo nacional.
graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

@GOrtizGlez