imagotipo

Inimaginable: una extraña manera de vivir

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Yo solo sé que no sé nada (Sócrates)

Ser capaz de conducir las emociones personales, mejora el desarrollo y la calidad de vida. El aprendizaje por observación, por imitación o por modelo, se adquiere a través de la conducta de otro sujeto. No se sabe por qué, tanto los animales como los seres humanos imitan, pero las respuestas imitativas pueden observarse desde muy temprano en el desarrollo de una persona. Si no existiera la imitación, sería muy difícil aprender todo lo que necesitamos, especialmente en el contexto social. Las emociones son un factor vital y cotidiano para explorar el mundo del aprendizaje. Pero ha situaciones que no se imitan y tienen vida en muchos seres humanos, que pueden dar el mejor día de tu vida o pasar hacer el mismo infierno. Quién no ha exclamado; “No esperaba tanta buena suerte”, “Por qué, si yo no quería, vine”. Si cada persona hiciera un libro de su historia de vida, podría observar cómo los hechos de vida inesperados transforman un eco de quietud en felicidad, violencia o muerte. El cual se convierte en un aprendizaje controversial, que reflexionándolo, sería imposible realizar de manera planeada. Einstein dijo: “en el universo, las diferentes dimensiones están conectadas por una armonía dinámica, la humanidad pertenece a la inteligencia cósmica, nada es casualidad, Dios no tira los dados, entramos en un espacio eterno interminable de infinitas dimensiones”. Como el caso Jeanne Rogers, un caso conocido a nivel mundial, describen que a la edad de 15 años fue golpeada por un rayo mientras caminaba por la calle; tres años después, en un crucero, resbala y cae al mar; nuevamente tiempo después le cae otro rayo; meses más tarde, hacia labor de venta en la calle y un murciélago le choco en la cabeza, se enredó en el pelo lastimándola severamente; y fue baleada accidentalmente. Este tipo de incidentes pueden parecer sorprendentes, pero es más común de lo que se espera. Expertos en conducta afirman que en el historial de cada persona que busca ayuda psicológica, hay eventos de esta naturaleza, desde picarse un ojo, y al siguiente minuto ser picado por un alacrán, y no termina el suceso, cuando de la nada e inexplicablemente da un paso y se pincha el pie con un alfiler. O el caso de grandes ejecutivos que deben dar una presentación, tienen su proyecto impreso, se anticipan a la sala de juntas deja el proyecto impreso en la mesa, y del techo gotas de humedad caen en el proyecto, o que tal guardarse un día en descanso para ir al viaje de tu sueño, y al levantarse, da unos pasos y el pie choca con un objeto, causando una fractura, tirando los planes del día. Pero también están las anécdotas de las personas que desde que pisan el oxígeno del planeta se han sacado la lotería tres veces, ese mismo día encuentran al amor de su vida, y días después les ofrecen el trabajo de sus sueños. Einstein diría que no es casualidad, el hombre expresaría ¿Qué es esto?. ¿Y tú? Mándame tu historia con un alias o solo el nombre, a momis_lun@hotmail.com. Y permíteme compartir una de las tantas extrañas maneras de vivir.