imagotipo

Inminente alza en tasas de interés | Cuentas claras | Carolina Navarrete García

  • Carolina Navarrete

La espera terminó. Todo indica que en la reunión de esta semana, la Reserva Federal de Estados Unidos aumentará sus tasas de interés en un cuarto de punto porcentual, medida que ha mantenido en vilo a los mercados financieros internacionales y, en especial, a México. Este factor, sumado a la caída en los precios internacionales del petróleo, ocasionó que el tipo de cambio en las sucursales bancarias llegara a 17.84 pesos por dólar.

Ya el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, había señalado que se esperaba más volatilidad a corto plazo en los mercados financieros, ante la proximidad del aviso de la Reserva Federal de Estados Unidos, pero confiaba en que la Reserva Federal comunicará bien sus acciones futuras, lo que dará cierta tranquilidad a los mercados.

Carstens dijo que este mes veremos volatilidad en el mercado, pero las cosas deberían de entrar a una mayor normalidad una vez que inicie el año y que el peso seguirá anclado a los sólidos fundamentos del país. Esperemos que tenga razón y el actual nivel del tipo de cambio sea temporal.

Además, el gobernador del Banco de México señaló que el anuncio de la Reserva Federal no será el único determinante para que en México se tomen medidas de política monetaria y que se deberá dar una señal de que le preocupa el valor del peso.Por eso es que ya se prevén alzas en las tasas de interés en nuestro país, que podrían ser de un cuarto de punto porcentual, aunque algunos expertos señalan que podría llegar a medio punto porcentual.

Y es que, la depreciación del peso fue constante en el transcurso de la semana pasada, pues nuestra moneda acumuló un desplome de 4.27 por ciento, lo que representa su peor semana desde la registrada hacia finales de junio del 2013. Esta presión hizo que el Banco de México vendiera al mercado, vía subasta, un total de mil millones de dólares durante la semana pasada.

Y mientras el peso se ha depreciado alrededor de 15 por ciento en lo que va del año, los precios del petróleo siguen en picada. El valor del crudo mexicano cerró la semana en 27.74 dólares por barril, por lo que en el año acumula una pérdida de más del 30 por ciento.

Lo que ocurre es que la Organización de los Países Productores de Petróleo (OPEP) se niega a recortar su producción, pese a que hay un exceso de oferta en los mercados. El organismo prevé que la demanda de su canasta de crudos será de 30.8 millones de barriles diarios el próximo año, pero su producción se mantiene en un nivel cercano a los 32 millones de barriles diarios.

El tema es que los ingresos de los 12 países que integran la OPEP dependen en gran medida del petróleo y en algunos casos las ventas de crudo llegan a representar el 70 por ciento de sus ingresos, por eso es que hay resistencia a bajar la producción.

Esto ha arrastrado a un declive importante en los precios del petróleo, como resultado de la alta oferta y la baja demanda en el mercado internacional, lo que afecta a nuestro país. Y parece ser que este escenario de bajos precios del crudo prevalecerá durante los próximos años.

La Agencia Internacional de Energía advirtió que un exceso de petróleo puede empeorar el próximo año, pues la demanda por crudo comienza a disminuir. Por eso es que algunos expertos ya hablan de que el precio del petróleo podría bajar hasta niveles de 20 dólares por barril.

El escenario hacia adelante se ve complicado y hay que estar preparados para hacerle frente.

caro.navarrete@yahoo.com.mx

/arm