imagotipo

Irracional / Punto de Vista / Jesús Michel Narvaez

  • Jesús Michel

Retar al Estado no siempre trae buenas cosechas. Porque “el que siembra vientos recoge tempestades”. Es frase de las bisabuelas que se aplica “como anillo al dedo”. Otra frase abuelesca. Y eso hacen los manipuladores de los padres de los 43 desaparecidos. Plantarse en Reforma, imitando al mal recordado “Peje”, no es una acción que pretenda diálogo sino presión contra el poder legal y legítimamente establecido.

El reclamo de vivos se los llevaron, vivos los queremos, no debe ser para que lo escuche el Presidente de la República. Porque no fue el Presidente, representante del Estado, el que se los llevó. Quienes se llevaron a los jóvenes que, conforme pasa el tiempo se demuestra que de estudiantes poco tenían, fueron los criminales. Ellos, Los Guerreros unidos, Los Ardillos, Los Rojos y lo poco que queda de Los Caballeros templarios, se los llevaron.

Tiempo es que los representantes, si lo son, de los padres, les reclamen a los criminales y dejen de jurar en falso.

Tiempo es que el Gobierno federal deje de ser rehén y aplique la ley. No, no estoy pidiendo represión. Simplemente la aplicación de la ley que nos sería administrada si cerráramos una calle, pintarrajeáramos un monumento nacional, destruyéramos propiedad privada, impidiéramos el libre tránsito a las personas, a los autos. Tiempo es que la sociedad en su conjunto rechace los chantajes. Tiempo es, pues, de que haya gobernabilidad.

¿Qué hará Miguel Ángel Mancera con el plantón en Reforma y Chivatito?… a lo mejor lo deja ahí en aras de respetar el derecho a la libre manifestación.