imagotipo

José Roberto Ruiz Saldaña*

  • José Roberto Ruíz Saldaña

Más testimonios electorales

El pasado mes, en este mismo medio, compartía sobre la revisión que estamos haciendo en el INE de los testimonios de las ciudadanas y ciudadanos que se desempeñaron como funcionarios de mesa directiva de casilla durante la jornada electoral del 7 de junio de 2015, así como a quienes se desempeñaron como capacitadores-asistentes electorales (CAES) y supervisores electorales (SE).En aquella ocasión comentaba que me sorprendía que las mujeres eran quienes mayor impulso de participación política y deseo de transformación social demostraban; que lamentablemente hay mucho machismo que les impide participar; y que algunos partidos políticos, desafortunadamente, reclutan a los ciudadanos capacitados para hacerlos representantes de los propios institutos políticos.

Tras una mayor revisión de testimonios, debe destacarse que también llaman la atención otros muy diversos temas. Uno de ellos es el grado de analfabetismo que afecta la integración de las mesas directivas de casilla. Muchos son los testimonios de CAES en los cuales relatan encontrarse a ciudadanas y ciudadanos que no saben leer y escribir, o sí pero de forma sumamente precaria, lo cual reduce de manera considerable el número de personas idóneas para aquella función.

En algún grado, otra constante en los testimonios, según refieren los capacitadores asistentes-electorales, es la falta de confianza en sí mismos de muchos ciudadanos, es decir, el miedo a participar, a hacerse cargo de una casilla, a adquirir responsabilidades frente a sus vecinos. Es cierto que en mucho tiene que ver el grado de complejidad y detalle que requiere esa función, pero también es cierto que afecta la cultura de la timidez, del miedo al error, que caracteriza al mexicano.

La migración, el pandillerismo, la falta de infraestructura, la pobreza, las largas jornadas de trabajo de los ciudadanos que son visitados, de igual forma dificultan la tarea de muchos CAES.

Por supuesto, una satisfactoria constante en los testimonios es la entrega y dedicación de los CAES y supervisores electorales, mexicanas y mexicanos que han adquirido la mentalidad del esfuerzo, de lucha, de profesionalismo. Por su contacto con la realidad y exigencia en cumplir metas no es exagerado cuando dicen que haber trabajado en el INE, para sacar adelante un proceso electoral, les cambió la vida.

Por último, muchísimos son los testimonios -no solo de CAES y SE sino de ciudadanos que integraron las mesas directivas de casillas- en los cuales señalan la falta de profesionalismo de los Organismos Públicos Locales Electorales, a tal grado que sugieren su desaparición. Desde la falta de entrega oportuna de material que les correspondía, hasta maltrato, desconocimiento de sus funciones y desorganización, entre otras calamidades, evidenció que los llamados OPLES mucho tienen que hacer si quieren sobrevivir en las próximas reformas electorales.

Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77

joseroberto.ruiz@ine.mx