imagotipo

Jóvenes / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Filón de oro. Oportunidad imposible de dejar pasar. Oportunismo político-electoral. Aprovechamiento de los “éxitos” de otros. Adalides de la libertad. Interesados, extrañamente, por los jóvenes.

Conocido el fallo de la Primera Sala de la SCJN en torno a la defensa del derecho humano a decidir qué hacer con su vida, que no la aprobación para generalizar el consumo de marihuana, el “sector juvenil” del PRD anunció la preparación y posteriormente presentación de 32 amparos similares al solicitado por los 4 autorizados a sembrarla, cosecharla, transportarla y consumirla para fines recreativos y lúdicos “para crear jurisprudencia”.

¡El PRD va por los jóvenes!

Abrir las puertas de par en par para una droga “suave” le permite a los “jóvenes” perredistas, avalados por el nada juvenil Carlos Navarrete, todavía dirigente nacional del partido amarillo, ir por millones de hombres y mujeres que apenas rebasan los 18 años para convertirlos en sus futuros votantes. No se trata de ideología. Tampoco de propuestas políticas. Menos de diseñar las herramientas que generen futuro. No. La nueva oferta del PRD es “drógate… eres libre de hacerlo… has de tu vida lo que quieras”.

Y es que, hay millones de jóvenes que sin la orientación adecuada, sin una familia integrada, sin empleo ni posibilidad de tener un futuro que no sea al lado de los criminales, hallarán en la “libertad” de fumar marihuana la opción de ser ellos. Y ellos son el objetivo central del PRD ante la falta de propuesta democrática.

Bien hace la Presidencia de la República en pedir a los congresistas no “legislar al vapor”.