imagotipo

Jubileos Reales en Inglaterra / El Mundo de la realeza / Mariana Vargas

  • Realeza: Mariana Vargas

Febrero y abril de 2016

Hay que felicitar a su majestad, la reina Isabel II por su aniversario número 64 de su ascensión al trono inglés. La reina es una mujer longeva, que cuenta con el apoyo de su Gobierno y de sus súbditos, y que además de este importante aniversario, en abril celebrará su 90 cumpleaños, como lo hemos estado informando.

La reina ha rebasado en la Europa actual con el reinado más largo de la historia de las monarquías actuales. Fíjense, tras varias crisis que ha enfrentado su majestad en su reinado como en los años 60, y en los 90, etc., la reina, quien goza de una excelente salud, y tiene además de cuatro hijos y ocho nietos, cuatro bisnietas y un bisnieto y heredero. Cuenta con un marido, desde hace 68 años, quien la apoya y es su mano derecha.

Y a pesar de todo, y de esas crisis (la muerte de Diana, los escándalos de Margarita, los divorcios de tres de sus cuatro hijos, los ahora escándalos de sus nietos, etc.), Isabel II, pienso yo, seguirá reinando y no habrá una abdicación como muchos creen en favor del príncipe de gales, sino de su nieto, el duque de Cambridge.

64 esplendidos años de reinado en los cuales la monarquía inglesa se ve más fuerte de lo que se esperaba tras la muerte de Lady Di. 90 años de edad que casi tiene la veterana monarca que conserva su corona, pese a quien le pese y pese a esas mismas crisis, 64 años desde que se murió su padre, el rey Jorge VI, todos estos años que representan todavía la unión de un reino que abarca desde el Reino Unido, Canadá, Australia y los países de la Mancomunidad de Naciones.

Isabel II nació en abril de 1926, cinco meses después de la muerte de su bisabuela paterna, la gran dama reina Alexandra. La monarca vio tres reinados, el de su abuelo, Jorge V, el de su tío, Eduardo VIII y el de su padre, Jorge VI. Vio la abdicación de su tío, su boda morganática ya como duque de Windsor, la coronación de sus padres, la segunda guerra mundial, y la posterior crisis económica, se enamoró y se casó, tuvo cuatro hijos, ascendió al trono en 1952 cuando realizaba un viaje a Kenia…

Vivió la época donde su abuelo daba los discursos de navidad por radio, y a ella misma le toco darlos, primero en radio y luego en televisión y más tarde vio el nacimiento del internet, del cine en 3D, vio como sus hijos se casaron, se divorciaron, se volvieron a casar, la muerte de su madre, de su hermana y de su nuera, las protestas mundiales por su indiferencia ante la muerte de esta última, su adiós al yate real Britannia, en el cual siempre viajo, las bodas de sus nietos, los nacimientos y bautizos de sus bisnietos…

Tuvo varios primeros ministros, desde Churchill hasta Cameron, incluso Margaret Thatcher quien ya falleció, ha visto el nacimiento de la era tecnológica, ha visto más guerras y conflictos internacionales, ha visto a papas, ha viajado por todo el mundo, incluyendo una visita a México, y tiene un exquisito gusto por el vestir, por la etiqueta, la elegancia, el respeto, los caballos, porque todavía monta, aunque ya en privado.

64 años de un reinado largo, prospero, y la monarca se aferra sobre todo, a su deber, que es el servir a su patria, a su nación.

Y he aquí que estamos en el 2016 y la reina ha demostrado sabiduría, conocimiento y diplomacia. Ella no nació para ser reina, pero las circunstancias y el destino la llevaron al trono británico, por el cual han pasado dinastías tan lejanas como los Plantagenet, los Tudor y más reciente, obviamente, los Windsor. Deseamos a su majestad muchas felicidades y a su pueblo prosperidad y bienestar.