imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • La saludable paranoia presidencial

El tema de Ayotzinapa y otras piedritas rodadas que se convirtieron en avalanchas por no atajarlas a tiempo, han instalado en el radar presidencial algo que llamamos “paranoia” pero que no lo es. Es simplemente la aplicación de varios preceptos básicos del buen Gobierno, como son la alerta permanente y tapar el pozo, antes de que se ahogue el niño.

Un temita que tenía encendidas las redes y a la oposición relamiéndose los labios, y no precisamente por las comilonas características de la temporada, era la metamorfosis automática de Procurador General de la República en Fiscal General, en cuanto el Congreso ponga a punto la Ley Orgánica de la Fiscalía, un evento que ocurrirá cuando las Cámaras así lo decidan, no por decreto presidencial. Lo menos que se decía de Peña Nieto, era que pretendía extender su influencia –ganara o perdiera su partido, en 2018–, por un sexenio o más, moviéndole los hilos a un Fiscal que le debía el puesto.

En esto, como en tantas cosas, los malos son expertos en tomar granitos de verdad y convertirlos en toneladas de mentiras. Lo cierto es que la Reforma Constitucional, publicada el 10 de febrero de 2014, prevé que la Fiscalía General de la República entrará en funciones una vez que se apruebe su Ley Orgánica por el Congreso de la Unión, y el artículo Décimo Sexto transitorio de dicha reforma, dispone que quien sea procurador en ese momento se convertirá de forma automática en el primer Fiscal General.

PARA QUE NO SIGAN CH*NG*ND*

Pero, como afortunadamente se ha convertido en su estrategia de Gobierno y comunicación, el pasado lunes el Ejecutivo envió al Senado de la República, un iniciativa para que el procurador Raúl Cervantes Andrade, no se convierta automáticamente en Fiscal General de la República, planteando que sea la propia Cámara Alta la encargada de seleccionar, entre varios candidatos –de entre los cuales no está eliminado Cervantes Andrade–, al nuevo abogado de la nación.

Finalmente, “el Gobierno de la República reitera que los tiempos para la transición a la Fiscalía General de la República, corresponden al Congreso de la Unión, que será el Poder que defina el momento de aprobación de la Ley Orgánica”.

Y a otra cosa, mariposa.

LAS SENADORAS MEXICANAS Y TRUMP

Como se ve por la nota anterior y la que sigue, el augusto Palacio Blanco de plaza Pasteur está convertido en campo de batalla, propuestas, embates, bulos y chinchorrerías. Ni hablar. Cómo decía Heine de Dios y del perdón, ese es su oficio.

Por ejemplo, entre las novedades más pintorescas, está la del presidente senatorial Pablo Escudero, quien ignoró la declaración presidencial acerca de acercamientos con el equipo de Trump y aseguró que “algunas senadoras han tenido reuniones”, sin especificar quiénes de este lado ni con quiénes del otro.

Además, el pevemista anunció que su mesa directiva ha programado ya una reunión con la canciller Ruiz Massieu, “para conocer al detalle, cuáles son las medidas que están haciendo (sic) y cómo va a colaborar el Senado mexicano”.

Escudero también habló de que “ya empezaron por lo menos las primeras llamadas para pedir las citas, para ver en qué formato sería”.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx