imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D’ Estrabau
  • Semana Azteca presenta: Diez años de balazos

Cuando se escriba la historia del México a principios del siglo XXI, uno de los capítulos destacados será  el  papel toral que en ella tuvieron las Fuerzas Armadas nacionales. Para nuestro orgullo, ese papel no será, como en tantos otros desafortunados países de todos los continentes, el clásico de golpes de Estado, asonadas y juntas.

Posiblemente frustrado porque se acaba el tiempo y no sale el marco legal que regule la actuación del Ejército fuera de los cuarteles, el general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos Zepeda, examinó los orígenes y resultados de la Guerra de los Diez  Años –la “guerra” del Gobierno mexicano contra el narcotráfico– y sus conclusiones son preocupantes para quienes estimen la consistencia del entramado social, el prestigio de nuestras instituciones y la integridad de nuestra democracia.

– “No nos sentimos a gusto, ninguno de los que estamos con ustedes aquí estudiamos para perseguir delincuentes. Nuestra idea, nuestra función es otra y se está desnaturalizando.”

– La falta de regulación nos ha obligado a levantar la voz para que se defina en qué momento deben participar las Fuerzas Armadas, para cumplir qué tarea, en qué territorio y por cuánto tiempo.

– “Es la Secretaría de Gobernación la que debería estar insistiendo que esta ley se promulgue, pero no hay prisa, no ha habido prisa en muchos años… he tenido que salir, porque ante los embates al Ejército, no veo a nadie ajeno a la institución que diga: ‘están ahí porque se los exige la misma sociedad’ ”.

– En 2006 se sacó al Ejército a las calles a combatir a la delincuencia… como acción subsidiaria y temporal, mientras las Policías locales se fortalecían, lo cual, a 10 años, no ha ocurrido.

– “Nos encantaría que ya se hubiera solucionado, que las Policías hicieran su tarea para lo que están, para lo que se les paga, pero no lo hacen…”

– “La llamada ‘guerra’ contra el narcotráfico no es un asunto que se vaya a resolver a balazos”… pero hay falta de voluntad en varios sectores para solucionar el problema de violencia en México.

– Un problema paralelo es que el Nuevo Sistema de Justicia “no está funcionando” y se está convirtiendo en “puerta giratoria”, ya que los delincuentes están saliendo libres, haciendo falsos alegatos de tortura.

“Los  acusados y sentenciados por delitos graves,  con el nuevo sistema, dicen: ‘Me golpearon los militares cuando me detuvieron’ y, por falta al debido proceso, salen libres.”

– “Hoy (anteayer) leí una noticia que es el colmo de las cosas: ‘Soldados cuidando escuelas’. Ahí se las dejo”.

En algún momento de la historia de Centro y Sudamérica, cuando la alternancia en el poder no se entendía como ahora, sino que significaba un Gobierno democrático seguido de un golpe de Estado, seguido de un Gobierno democrático, y así hasta la náusea, alguien dijo que “cualquiera saca el Ejército a la calle, pero no cualquiera lo regresa a los cuarteles”, advirtiendo que, ya en la calle, lo más probable sería que los militares se apoderaran del Gobierno.

Bueno, aquí tenemos una paradoja luminosa. Un ejército al que no le interesa empoderarse, pero al que no dejan regresar a sus cuarteles.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx