imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • La corte quiere recorte

La Suprema Corte de Justicia de la Nación quiere que le quiten facultades ¿Es esto un eslabón más en la cadena de modestia de las instituciones mexicanas, que siguen en ejemplo de las Fuerzas Armadas, clamando que las dejen regresar a sus cuarteles? No precisamente.

Al rendir su segundo informe de labores, Luis María Aguilar Morales, ministro presidente de la SCJN, se quejó de que las atribuciones legales de la institución tienen un retraso de 20 años y deben ser actualizadas. En las propias palabras del ministro Aguilar “mientras más amplias son las tareas asignadas por el legislador a los tribunales constitucionales, menos opción hay para que los jueces reduzcan la brecha entre ley y sociedad”. Una versión más inteligible de esta galimatías jurídico es que los Supremos quieren trabajar menos, un afán que podemos comprender, ya que todos de un modo u otro aspiramos a lo mismo, aunque no llegan a la suprema humildad de sugerir que, en justa proporción, les recorten también la paga (la cual, por cierto, está en el techo salarial de la administración pública, por encima – y bastante – de los propios emolumentos presidenciales).

Así que el Supremo de la(o)s suprem(a)os denuncia que las competencias en materia de legalidad que se le otorgaron a la Corte eran justificables hace más de 20 años, pero que hoy están desfasadas a la luz de una nueva realidad social, que exige herramientas legales modernas y eficaces, las cuales aseguren a la Suprema Corte el papel que le corresponde en el entramado constitucional y jurídico del país.

Aguilar y Morales no identifica las nuevas herramientas que requiere su fábrica de sentencias, pero demuestra que los están explotando con cifras: en 2009 recibieron cuatro mil 460 asuntos, en 2016, 16 mil 139 asuntos. Un aumento de 400 por ciento (si Pitágoras no era de los que creía que el PAN va apoyar a un candidato del PRD en el Estado de México) en la carga de trabajo, lo cual pone a los inquilinos de Pino Suárez  No. 2 en la categoría de peones acasillados
o algo peor.

Pero no por eso los togados se rajan y  son indiferentes a la problemática de México o evaden sus responsabilidades. “Los juzgadores –afirmó Aguilar Morales– estamos obligados a hacer que se respeten los derechos de las personas. No es opcional, no podemos eludirlo”.
¡ALEGRES FIESTAS

DECEMBRINAS! ¡UN AÑO NUEVO CON MUCHA SUERTE! (VAMOS A NECESITARLA)

Respetado lector, encantadora lectora: mi más ferviente agradecimiento por haberme acompañado un año más en esta amable tarea de entretenerlo e informarlo.

Ahora vamos a padecer una corta separación, producto de sucesos ocurridos a una bárbara tribu asiática hace un par de cientos de siglos. Nuestra civilización ha decidido que nosotros recordemos aquellos sucesos poniéndonos bestialmente trúpitas y gastando dinero de la manera más idiota, intentando convencer a los demás, y a nosotros mismos que nos estamos divirtiendo como enanos. En fin, sea usted muy feliz durante estas fiestas. Que sea muy afortunado, si es que hay una fortuna en el próximo año, si es que hay un próximo año. Me voy de vacaciones. Que Dios los bendiga.
Buenos días. Buena suerte
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx