imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • ¡Perdimos, compadre!

Según la Enciclopedia No Autorizada de la Política a la Mexicana, cuando Gustavo Díaz Ordaz lo trajo de París en 1966 para que hiciera cargo del IMSS, lo primero que hizo Ignacio Morones Prieto fue preguntar:

-¿Y qué se supone que voy a hacer yo en el Seguro?

-Política, doctor, política, le respondió GDO.

(Morones Prieto, secretario de Salubridad, Gilberto Flores Muñoz, de Agricultura, y Ángel Carvajal, de Gobernación, estaban en la terna presidenciable para el 58. De Morones se dice que fue el original recipiente de la legendaria burla de Ruiz Cortines quien, luego de haberse decantado por López Mateos, lo recibió en Palacio con cara de pena y la exclamación “¡Perdimos, compadre!” Una de las lecturas de la instrucción que le daba el presidente podía ser que lo ponía donde había para que se desquitara del cortinazo. Pero, claro, con Díaz Ordaz nunca se sabía).

De todos modos, ese “política, doctor, política”, probablemente ha sido el origen de la mayor parte de problemas de la quizá más noble de las instituciones de la República. Pues, por su culpa, se ha pasado 74 años al borde de la catástrofe.

En 1997, uno de sus más brillantes directores generales, Genaro Borrego Estrada, pareció encontrar la solución de los problemas económicos del IMSS. Se trató de las Administradoras de Fondos para el Retiro. Las Afores no solamente garantizaban que cada trabajador afiliado al Seguro Social contaría con una pensión en el momento de su retiro, sino que convertía el enorme caudal  de las aportaciones de los derechohabientes en una herramienta formidable para el progreso del país, pues las Afores invertirían sus fondos en empresas, bolsa y demás componentes del arco económico nacional.

Por ineficiencia, mala suerte o la omnipresente corrupción que siempre ha minado el funcionamiento del IMSS y sus dependencias -por ejemplo las guarderías subrogadas, de infame memoria– las primeras víctimas de la crisis económica de 2008 fueron las Afores, y las pérdidas fueron tan severas que la mayoría estuvo al borde de la quiebra. ¿Quiere eso decir que los trabajadores perdieron sus pensiones? No, afortunadamente. Pero eso es lo único afortunado.

Porque dentro de las generosas provisiones que crearon las Afores quedó establecido que, cuando los recursos de éstas no son suficientes para las pensiones, el trabajador recibiría la cantidad que le correspondiera, garantizada por el Seguro Social. Jamás se pensó que las Afores no fueran suficientes para cumplir con sus compromisos, pero eso fue lo que ocurrió, obligando al IMSS a tomar 22 mil millones de sus reservas hacia 2012, lo cual lo colocó en quiebra a técnica.

Ahora, el actual director del IMSS, Mikel Arriola, informa que, además de los récords que se han alcanzado en cuanto a empleos formales, el Instituto logró superar la etapa crítica con que inició el sexenio, logrando un superávit de más de 6 mil millones de pesos, que se reinvertirán en el reforzamiento de las capacidades de servicio que brinda.

Una de dos: Arriola es muy fregón, o no está haciendo política.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx