imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

Tres de tres se parece sospechosamente a nueve de 12

Enrique Ochoa Reza fue despertado de su prolongada siesta por la inauguración de los trabajos del Consejo Nacional del PRI, e inmediatamente ofreció ganar “tres de tres”. Luego de que varios millones de priístas pregunten quién es Enrique Ochoa Reza, casi los mismos querrán saber por qué no pudo escoger una promesa de campaña diferente a la que le costó la chamba a su antecesor.

Porque, como seguramente usted recordará, Manlio Fabio Beltrones, efímero presidente priísta en partes de 2015 y 2016, aseguró en mayo del año pasado que su formación ganaría nueve de las 12 gubernaturas que se disputarían el 5 de junio. En realidad solo ganó cinco y, aunque al conocerse el fracaso de sus estrategias descartó abandonar el liderazgo nacional del tricolor, renunció -o lo renunciaron- 15 días después.

Yo no soy supersticioso porque eso da mala suerte pero, de ser Ochoa Reza, me guardaría mucho de convocar el mal fario que ha adquirido para dirigentes del partido en el Gobierno hacer pronósticos cuantitativos. Pero ahí está la promesa, tres de tres,  como la ley que obliga a los funcionarios públicos a hacer su declaración patrimonial, de intereses e impuestos.
BUENO PARA LOS ADJETIVOS PEYORATIVOS

No están ustedes para saberlo ni yo para contárselo, pero cuando fui a solicitar mi primer empleo como periodista, el director del periódico quiso saber, con toda razón, acerca de mis experiencias en la profesión.

¿Sabía yo acerca de finanzas, deportes, sociales, política? Luego me compuse, pero en aquellos tiempos mi incapacidad para decir mentiras era sublime, así que le respondí a quien sería mi jefe que no, que nada sabía sobre esos asuntos.

Y él, con toda razón, me preguntó molesto:

– Entonces, ¿qué es lo que sabe usted hacer?

– Sé insultar – le respondí modestamente. Y, por supuesto, me contrató.

Es el caso de Ochoa Reza, pese al hálito de piedad que trasciende de su segundo apellido, su retórica peyorativa está entre las mejores de la profesión.

Ciertamente, su pronóstico es arriesgado, pero está cimentado en los mejores diagnósticos. Como dijo a la letra, el PRI ganará las elecciones para las gubernaturas del Estado de México, Nayarit y Coahuila porque “nos enfrentaremos a un PRD desahuciado, a un PAN caduco y rancio, y al engaño mesiánico de Morena” (yo le hubiera añadido a Morena el sello infamante de “populista”, pero nada se ha perdido. Ya habrá tiempo de sacar a relucir esas lindezas y otras “más piores”, como dicen en mi pueblo).

En la continuación de su discurso, Ochoa Reza tocó todo el teclado, destacando las sinceridades, que siempre hace bonito. Como, por ejemplo:

– “El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y el PRI hacen lo correcto por el bien del país, sea popular o impopular”.

– “Hay un gran descontento, inquietud y enormes reclamos de la ciudadanía ante el difícil contexto económico, frente al cual, el Gobierno de la República hace su mayor esfuerzo para proteger la economía de las familias”.

Total, un excelente debut para un electricista metido a líder partidario. Solo le falta pasar la aduana del cuatro con su tres de tres.
Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx