imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Semana Azteca presenta: De “dreamers”  a  “nightmarers”

O sea, de cinceladores de sueños, “dreamers”, a víctimas de horrendas pesadillas, “nightmarers”.

Esa es la opción perversa que las nuevas políticas migratorias de la potomacracia ha puesto ante decenas de miles de estudiantes indocumentados mexicanos, que enfrentan la deportación sumaria.

Las autoridades mexicanas no son indiferentes a esta tragedia, para los jóvenes y para México, pues se desperdiciarían miles de millones de pesos en la educación de primera calidad que han recibido y reciben los  soñadores. La primera reacción ha sido la iniciativa preferente enviada por el presidente Peña Nieto al Senado de la República, de la cual Emilio Gamboa, el coordinador de los senadores del PRI, dijo que la reforma a la Ley General de Educación para la revalidación de los estudios de los mexicanos que regresen al país es una importante iniciativa que se integra al proceso de modernización que vive nuestro Sistema Educativo Nacional, por lo cual ya fue aprobada y remitida a la Cámara de Diputados.

En ésta, el doctor César Camacho Quiroz, líder de la bancada tricolor dijo que “creemos en la viabilidad, en la bondad de la reforma; por lo tanto tendrá, desde luego prioridad, no solo porque la naturaleza de la iniciativa obliga a darle preferencia, sino por su contenido, que es a todas luces benéfico para los mexicanos”.

Así que la Legislatura está haciendo lo necesario para aportar lo que le toca en la solución de la pesadilla de los “dreamers”. Pero…

GRAUE, DE LA UNAM; FERNÁNDEZ FASSNACHT, DEL POLI Y MEADE, DE HACIENDA: NO HAY ESPACIO NI RECURSOS PARA LOS “DREAMERS”

La ley va a estar lista, pero aulas, equipos, maestros y el dinero para pagarles ¿de dónde saldrán?

De ningún lado. El rector de la UNAM y el director general del IPN coincidieron en que “no tendríamos posibilidad de atender a todos en el sistema presencial, ni siquiera repartiéndolos en todas las universidades del país” y consideraron que solo la educación abierta y a distancia podría responder de forma emergente a los jóvenes estudiantes que en su mayoría dependen del programa DACA (La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA -en inglés: Deferred Action for Childhood Arrivals- es una decisión migratoria del Gobierno de Estados Unidos con el fin de beneficiar a ciertos migrantes no documentados que llegaron como niños a Estados Unidos y que cuentan con cierto nivel educativo).

La tsunami académica no es el único obstáculo. El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, anunció que no existen recursos públicos para atender la demanda educativa que implicaría el arribo del cien por ciento de los estudiantes mexicanos en Estados Unidos que fueran deportados.

Lo único que podemos hacer –esbozó Meade–, nosotros y las universidades, es estar atentos a quienes vayan regresando y, buscar mediante el diálogo, maneras de apoyarlos. Afortunadamente, por lo que se ve, las deportaciones no serán masivas ni inmediatas.

En fin, que los “dreamers” pueden contar con que su país se prepara para ayudarlos. Y si ocurre lo peor, su pesadilla será compartida por sus paisanos.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx