imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Semana Azteca presenta: Nueva estrella del escapismo carcelario: a falta de “El Chapo”, “El Negro”

Cuentan que Oscar Wilde, al comprobar la dudosa calidad social de sus cointernos, y la falta de estímulos culturales que privaban en la cárcel de Reading –a la que fue enviado por dos años para curarse de su homosexualidad, objetivo que finalmente no se alcanzó– comentó:

-Si la reina trata así a todos sus prisioneros no merecería tener ninguno.

Ciertas circunstancias que ocurren alrededor de nuestro sistema carcelario evocan irremisiblemente el estado de ánimo del autor de “El retrato de Dorian Grey “. Al parecer, no estamos enviando a nuestras cárceles a las personas adecuadas, y cuando a ellas llegan delincuentes de cierta jerarquía y medios, acostumbrados a tratar y ser tratados con condiciones mejor diseñadas para la vida civilizada, pues se sienten molestos y ofendidos, y solo piensan en abandonar sus poco elegantes y confortables habitáculos. Como dijo alguna vez Walt Whitman –creo- “quien haya estado dos meses en una cárcel, no concibe que alguien tenga animales en jaulas”.

Por eso, el señor Joaquín Guzmán abandonó dos veces, sin beneficio de juzgado, dos de las suites que le habían destinado en penitenciarías consideradas a prueba de fugas. Por eso Juan José Esparragoza, “El Negro” –hijo de Juan José Esparragoza, “El Azul” (parece que esta familia sigue los pasos de los corsarios de Salgari, de los cuales había el famoso Negro, otro Rojo y creo que hasta un blanco) abandonó con música y acompañamiento (se llevó dos custodios y cuatro miembros más del cártel de Sinaloa, entre ellos “Pancho Chimal”, supuesto responsable de la famosa emboscada a militares) el penal culiche de Arugato, Sinaloa.

“El Negro” había sido detenido el pasado 19 de enero en el propio Culiacán y se le consideraba el operador financiero del cártel de Sinaloa, fundado por su padre y el ya mencionado Joaquín Guzmán. Estaba –y vuelve a estar– en la relación de los  122 objetivos prioritarios del gabinete de Seguridad del Gobierno federal, en la que también aparece su padre, “El Azul”, por quien las autoridades mexicanas ofrecen una recompensa de 30 millones de pesos, y las estadunidenses, que también lo solicitan, una de cinco millones de dólares.
LOS INSOPORTABLES DE LA SEMANA

Angélica Palacios Zárate y Braulio Robles Zúñiga, candidatos a Fiscal Anticorrupción. Para agarrar a un ladrón hace falta otro ladrón. Al menos esa parece haber sido la filosofía de Angélica Palacios Zárate y Braulio Robles Zúñiga, ambos ministerios públicos que buscaban ser los fiscales encargados de combatir la corrupción en el país, y decidieron comenzar a entrenar fusilándose al menos 50 párrafos idénticos en los ensayos que presentaron a las comisiones del Senado de la República.

Hechas las comprobaciones de rigor, los sabuesos del Palacio Pasteur descubrieron que el ensayo que Angélica y Braulio presentaron como propio, en realidad era original de Alejandro Tomasini Bassols, intitulado “Reflexiones sobre la corrupción en México”, y publicado por el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx