imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • El populismo, otros animales fantásticos, y dónde encontrarlos

La octogésima convención nacional bancaria, en vez de dedicar sus deliberaciones a los temas que pueden afectar la continuación de su fantástica espiral de utilidades, como acostumbra, decidió que no le vendría mal un baño de política y se decantó por el “dilema global: liberalismo contra populismo”.

Con lo cual obligó a su inaugurador tradicional, el Presidente de la República, a atacar en su discurso al populismo y a dar la impresión de que le preocupa, le molesta o por lo menos se ha dado cuenta de que el populismo va adelante en las encuestas de intención de voto para 2018, (porque en este país, el populismo tiene nombre y apellido), lo cual había evitado cuidadosamente hasta ahora.

El Presidente había hecho muy bien en mantenerse al margen de lo que revela la jauría demoscópica, porque es un buen político y es el hombre mejor informado de México, y ocuparse del score a estas alturas del partido es, además de una pérdida de tiempo, darles alas a los alacranes…aparte de que las últimas tres elecciones presidenciales, la única en que el favorito original llegó a la meta, fue precisamente la que ganó Peña Nieto. Porque en 2000 el priísta “Pancho” Labastida arrancó como pura sangre, con una ventaja de 20 por ciento sobre el neopanista Vicente Fox y llegó como burro de Otumba. Y en 2006 no solo en las encuestas, sino en los conteos preliminares, a las 12 de la noche, todavía el populismo ganaba y sin embargo, fue Calderón quien amaneció presidente.

En fin, que el presidente Peña dio un discurso mesurado y discreto acerca de las amenazas del populismo a las libertades de participación de los ciudadanos y enarbolación de soluciones fáciles, frente a lo que el liberalismo ha logrado para el país, que el Estado sea garante de esas libertades y abra oportunidades para el desarrollo.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, respaldó la participación de su jefe, alertando que existen voces que pugnan por regresar al pasado y retomar modelos económicos que ya demostraron su ineficiencia.

LA IGLESIA QUIERE EL DINERO PARA LOS POBRES, QUE SON LOS QUE DAN MÁS LIMOSNAS

Todavía no lo hace en esta temporada, pero la jerarquía no tarda en escandalizarse de que el Estado mexicano dedique a la organización de las elecciones de este año 15 mil millones de pesos, el 200 por ciento de todo lo que invierte en los programas sociales que inventó y copió la “Chayo” Robles cuando fue secretaria de Sedesol y de los cuales ya ni se habla, pues su sustituto -de Robles-, Luis Enrique Miranda, está muy ocupado en operar la elección de gobernador en su natal Estado de México. En declaraciones anteriores, la jerarquía ha remarcado con amarga ironía, por ejemplo, que hubiera sido más barato ir y regresar en avión a recoger los 341 votos que emitieron los michoacanos en el extranjero para elegir gobernador y que costaron 53 mil pesos cada uno.

A nadie le gusta que se gaste tanto dinero en sustentar una democracia -gruyere-, pero ni modo. El asunto lo manejan los políticos y estos tienen el monopolio del poder.

Como el que tiene la Iglesia sobre las almas.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx