imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

  • El populismo siempre estará en conflicto con la democracia

En un artículo publicado ayer, el New York Times toma la situación en Venezuela como pivote para defender la tesis de que el populismo siempre estará en conflicto con la democracia, porque fatalmente conduce al autoritarismo. Sus autores, Max Fisher y Amanda Taub, afirman: “El futuro de Venezuela es una advertencia: el populismo es un camino que, al principio, puede lucir como una democracia. Sin embargo, cuando se lo analiza hasta su conclusión lógica, puede provocar que la democracia se debilite o incluso se convierta en autoritarismo”.

Según Fisher y Taub, Venezuela resiente las tensiones fundamentales entre el populismo y la democracia que se observan en muchas partes del mundo y, aunque los países deben elegir qué sistema seguir, la decisión casi nunca se hace conscientemente y puede que sus consecuencias no sean claras hasta que es demasiado tarde.
RESPUESTA DEMOCRÁTICA NO LIBERAL, AL LIBERALISMO NO DEMOCRÁTICO

Cas Mudde, politólogo holandés, escribió en una columna de 2015 para The Guardian que “el populismo es una respuesta democrática no liberal al liberalismo no democrático”.

La mecánica del sistema es que los líderes populistas, como Chávez, les dicen a sus seguidores que sus problemas son causados por “mafias”, instituciones indiferentes y poco democráticas. Un líder fuerte, argumentan, es necesario para derribar las fuerzas oscuras e imponer la voluntad del pueblo.

“Todo eso tiene un precio”, escribió Mudde. Este “extremismo de la mayoría” reformula la democracia no como un proceso negociado con el fin de incluir y servir a todos, sino como una batalla absoluta entre la voluntad popular y quien se oponga a ella… incluyendo a jueces, periodistas, legisladores y funcionarios
gubernamentales.

Por eso es que Kurt Weyland, un politólogo de la Universidad de Texas, escribió en un artículo académico de 2013 que el “populismo siempre estará en conflicto con la democracia”.

“A pesar de toda la retórica democrática, la democracia liberal es un equilibrio complejo de democracia popular y elitismo liberal, que por lo tanto solo es parcialmente democrático”, dice también Mudde, y agrega que eso requiere otorgar el poder a instituciones que no fueron elegidas y que son necesarias para preservar la democracia a pesar de contradecir la imagen de la voluntad popular pura. Esta contradicción deja un espacio para que los populistas desafíen esas instituciones para “devolverle el poder al pueblo”, como a menudo dicen, aunque en la práctica estén consolidando ese poder para ellos.
VÍCTOR MANUEL SILVA TEJEDA, NUEVO PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE DESARROLLO SOCIAL DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS

Como un reconocimiento a su amplia trayectoria política y su leal trabajo de partido, se interpretó la designación del diputado Víctor Manuel Silva Tejeda como presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados.

El Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional que coordina el legislador mexiquense César Camacho, determinó que, por su trayectoria, su experiencia y sus capacidades, Silva Tejeda cubría el perfil que se requería para el cumplimiento de dicha responsabilidad.

El diputado federal por Michoacán ha desempeñado diversos cargos en la administración pública estatal y federal, así como en la dirigencia del PRI.

Buenos días. Buena suerte
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx