imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

  • De calzones y maletas

Anunciaron que en Estados Unidos habían diseñado unos calzones inteligentes y, víctima una vez mas de mi incurable optimismo, di por sentado que esto era cosa buena, porque un conservador 90 por ciento de los problemas que padecen tanto damas como caballeros tienen su origen y desarrollo justo en la zona anatómica que cubren o intentan cubrir -en el caso de las damas- los populares choninos.

A todas madreselvas en flor, me dije a mí mismo:

A partir de ahora los seres humanos podrán salir tranquilamente a la calle, divertirse y jugar el juego que todos jugamos sin miedo a que los famosos cinco minutos de perplej(a)o nos traicionen. Los chones analizarán la situación, evaluarán los pros y contras, examinarán el currículo de la candidata o el candidato y decidirán si se bajan, se quedan donde están, se quitan o se amarran. Sin duda los diseñadores, para el caso de proteger la virtud femenina, no han olvidado la posibilidad de intentos de violación, y existirá un modelo especial a base de kevlar que impedirá la penetración, llegando incluso, en las ediciones más sofisticadas, a integrar una miniguillotina, para cercenar intrusos.

Finalmente resultó que los publicitados calzoncillos y pantaletas no estaban, ni de lejos, a la altura de don Alberto Einstein -quien, por cierto, ayer cumplió 62 años de emigrar a la dimensión desconocida- y tienen sus destellos de viveza, pero hasta ahí. Es probable que se sofistiquen con el tiempo pero, en esta fase inicial, solo añaden a sus partes habituales un sensor en el elástico que puede medir la tensión arterial, el ritmo cardíaco y otros signos vitales. Ni modo. Habrá que esperar a que el internet de las cosas nos siga protegiendo.

LO SEGUNDO BUENO QUE SE HACE POR LOS PASAJEROS EN UN SIGLO DE AVIACIÓN COMERCIAL

Que yo recuerde, en casi un siglo de aviación comercial, lo único bueno que se había hecho por los pasajeros, allá por los 80, fue no cobrarle el boleto en caso de que no se presentara -no show- a registrarse cuando había reservado. Porque antes, si usted no es millenial, seguramente se acordará de que chivo brincado, chivo pagado, y volara o no volara, le cercenaban hasta el último quinto.

Ayer se produjo el segundo milagro: la Cámara de Diputados aprobó insólitas reformas a la ley de Aviación Civil. Como dijo el diputado priísta Juan Antonio Ixtlahuac Orihuela: “Es tiempo de darle su lugar a los derechos de los usuarios de líneas aéreas en el marco de la Ley Federal de Protección al Consumidor. No nos limitemos a resaltar los logros en materia de infraestructura aeroportuaria, que sí han sido significativos, reglamentemos en favor de los pasajeros”.

Y reglamentando en favor de los pasajeros, para de hoy en adelante, estos serán indemnizados por las aerolíneas cuando exista un retraso sobre la hora de salida, siempre y cuando la responsabilidad sea atribuible al transportista. Sobre este particular, el diputado priísta por Nuevo León, Daniel Torres Cantú, aseguró que el 64 por ciento de las demoras de los vuelos son atribuibles a las aerolíneas, y ahora con las modificaciones aprobadas a las leyes de Aviación Civil y de la ley Federal de Protección al Consumidor, las empresas tendrán mayores inspecciones y la Procuraduría Federal del Consumidor tendrá atribuciones para el cumplimiento de la Ley de Aviación Civil; las empresas aéreas estarán obligadas a contar con módulos de atención a los clientes.

Las compensaciones deberán quedar saldadas en un plazo no mayor a 10 días naturales y si el retraso es mayor a cuatro horas, se pagará el cien por ciento del boleto más un 25 por ciento.

La iniciativa también establece que, en caso de cancelación del vuelo, el pasajero podrá elegir entre el reembolso del pasaje o un transporte sustituto en el primer vuelo disponible; además, obligará a la aerolínea a ofrecerle sin costo acceso a llamadas telefónicas, envío de correos electrónicos, así como alimentos acorde al tiempo de espera e, incluso, alojamiento en algún hotel de la ciudad cuando se requiera pernoctar. También la ley impedirá el cobro de tarifas adicionales a discapacitados.

Los pasajeros serán indemnizados por la destrucción o avería del equipaje de mano -algo que antes no ocurría- y se duplicarán las indemnizaciones por la pérdida o daño de las maletas, por las que se pagarán hasta 11 mil pesos.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

juegodepalabras.mx