imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

El país de las sonrisas

El país de las sonrisas es una opereta de Franz Lehar –a quien usted seguramente recuerda por su Viuda alegre– que se representó por última vez en México hace 40 años, bajo el matronazgo de Margarita López Portillo. Fue también la última vez que actuó en México uno de los grandes tenores del siglo pasado, Giuseppe Pippo di Stefano (notas de archivo propio, para demostrar que no somos unos de esos huev-masters que en cuanto se les cae Wikipedia se les cimbra la culturita).

Lehar compuso su Das Lands des Lächelns en 1929, cuando terminaba en México la Guerra de los Cristeros, así que no había confusión posible. Pero 88 años después el reino imaginario del príncipe Sou-Chong es intercambiable con el México real. Ciertamente el gobierno federal sigue en guerra con bandas de varia filiación, el país necesita ser reorganizado urgentemente,  la economía está a merced de las cotidianas pen*ejadas del P*nche P*to  y  en política, nadie sabe lo que va a pasar en 2018. Pero seguimos sonriendo.

(Porque el título de la opereta se refiere a la costumbre china de sonreír siempre, pase lo que pase. Cuando se alza el telón, el tenor entona la romanza Lächeln nur immer, Siempre sonriendo, que explica esto).      

OH LUIS, NO TE METAS EN MÁS BRONCAS, PLÍS

Definitivamente, desde su fallido/exitoso/fallido experimento en política exterior con la potomacracia –que por lo menos le ganó el puesto– Luis Videgaray Caso no es el epítome  del político triunfante, el poder junto al trono, el Creso político que convierte en éxito todo lo que toca. Quizá por temor que se contaminase del caos washingtoniano y washingtonante, se le sugirió que pusiese su corazón mirando al sur, como en el tango de Eladia Blázquez y, ya que no le permitían salvar a México, decidió salvar a Venezuela.

Los últimos meses en la vida de Videgaray han sido un duelo de declaraciones con la canciller venezolana Delcy Rodríguez quien,  cuyo último zarpazo fue incluir en los 10 proyectos de resolución para la OEA (en respuesta al proyecto de resolución de Videgaray, que implica el cese de la Asamblea Constituyente de Maduro, la liberación de los presos políticos y la desaparición de los Tribunales militares) “que sí responden a la verdadera agenda hemisférica”, el tema de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Pero eso no es lo peor: también Delcy consiguió que la reunión previa, donde el bloque crítico que encabeza México pretendió obtener el respaldo para una resolución antimadurista, fracasara.

Pero Videgaray no se da por vencido. En rueda de prensa al terminar la primera sesión del Asamblea General, llamó a estar “muy atentos… porque aún pueden pasar muchas cosas”. Esto es, en la según última sesión de la AG que terminó ayer en Cancún.

En fin, esta puede ser la última actuación internacional de Videgaray antes de regresar a lo verdaderamente suyo, pues se acercan los guantazos protoelectorales que nos devolverán la sonrisa (pues las prostitutas, los boxeadores y los políticos son los único que se estropean el físico para divertir a los demás).

REFLEXIONES SONRIENTES

Habilidad es el arte de recibir el crédito por los goles que meten otros.

Si queremos hacer un mundo nuevo, tenemos los materiales a la mano. El primero también salió del caos.

Hemos nacido príncipes, y la política nos ha vuelto sapos.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx