imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

La “mafia mexicana” que domina la OCDE

Nos visita doña Gloria Ramos. A usted posiblemente ese nombre no le diga gran cosa, pero en París se le saluda como una de las “capas” de una hipotética  “mafia mexicana” que se habría apoderado de la Organización para la Cooperación Económica desde hace 11 años, cuando el exsecretario de Hacienda y Relaciones Exteriores de México, José Ángel Gurría Treviño, fue nombrado secretario general del organismo internacional de carácter intergubernamental del que forman parte 34 países, todos ellos democracias con una economía de mercado, que trabajan conjuntamente  para enfrentarse mejor a los desafíos económicos, sociales y de buen gobierno, acentuados con la globalización, y para aprovechar mejor las nuevas oportunidades que surgen.

Doña Gabriela – “caballera” de la Legión de Honor- es experta en economía internacional y fue nombrada recientemente como directora general de la OCDE, lo que le da autoridad  para hablar de temas que interesan sobremanera a los mexicanos. De economía, por supuesto, y también de política, como veremos más adelante.

A pesar de la retórica proteccionista, en el TLCAN la realidad se impone.

A pesar de que la economía mexicana se recupera, todavía hay obstáculos en el camino, dice la doctora Ramos, especialmente  la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el alza de las tasas de la Reserva Federal.

No deja  de afectar a México que haya una retórica proteccionista en el tema del TLCAN – apunta la aun flamante directora general – pero la realidad se impone, y la realidad es que el 80 por ciento de las exportaciones mexicanas van a los Estados Unidos, mientras que el mercado mexicano es el principal destino para los productos de varios estados de la Unión Americana.

“La realidad y el hecho de que somos una comunidad integrada económicamente, en la cual lo que impacta a los Estados Unidos afecta a México, y a la inversa, ha logrado poner esta discusión en la perspectiva correcta”.

Aunque no es su métier, madame Gaby, se siente cómoda hablando sobre política mexicana, y sacando su personal bola de cristal para adelantar los resultados del primero de  julio de 2018.

En México todos los partidos son oficiales, y todos los aspirantes han tenido puestos públicos

Aunque en algunos países candidatos con discursos proteccionistas y/o populistas llegaron al poder,

En México no se ven posibilidades de que gane un aspirante “antisistema”, le dijo la directora general de la OCDE a El Universal. (Aquí el intríngulis está en desentrañar lo que quiso decir la economista con  “antisistema”.

En México el término “sistema” tiene varias acepciones: el clásico de capitalista, socialista, centrista, etc., y de una manera más especializada, la organización político-electoral del partido en el poder. Según el que escojamos, la aseveración de doña Gabriela cambia radicalmente de significado. Ella lo nota y quiere clarificar diciendo que el  discurso  “antisistema” es atractivo en algunas naciones  que han sufrido reducciones  en sus niveles de vida por la acción del régimen económico que las ha gobernado) .

Pero en México, concluye, no veo que vaya a ganar un “antisistema” porque todos los partidos son oficiales y todos los posibles candidatos han tenido funciones públicas.

Seguimos sin entenderla cabalmente. Será por los 11 años y nueve mil kilómetros que nos separan.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx