imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

Nadie habla de lo que no se puede hablar

La panista María Guadalupe Murguía Gutiérrez, presidenta de la Cámara de Diputados, dio por canceladas todas las posibilidades de que se celebre este mes o el siguiente un período de sesiones extraordinarias.

El réquiem que pronunció sobre la fosa aún abierta del cónclave excepcional que tan denodadamente promovieron algunos grupos congresales está contenido, no tanto en la manida explicación de que “el hecho de que haya diferentes puntos de vista y que no se logren acuerdos impide que nos vayamos a un período extraordinario… (demostrando, por cierto, su ignorancia del protocolo parlamentario. No existen, respetable diputada, esas bestias llamadas “período ordinario” o “período extraordinario”. Los que si existen son los “períodos de sesiones ordinarias o extraordinarias”). “Por nada… hasta hoy, dijo Murguía, no hay condiciones para convocarlo”. Y, sin más trámite, se puso a divagar sobre los grandes resultados que se obtendrían si los diputados aprovechan los meses de septiembre a diciembre, lapso del próximo período de sesiones ordinarias.

Luego que terminó su paseo por los cerros de Úbeda, a la presidenta de San Lázaro le preguntaron si el Congreso de la Unión no estaría siendo rehén de los intereses particulares de los partidos políticos. Mi interpretación de su respuesta es que sí, que sí cree que se está perpetrando un tal secuestro, pues el Congreso, dijo, “finalmente es el reflejo de lo que pasa en el país”.

Todas estas insinuaciones, sinuosidades y metáforas son un ejemplo devastador de la premisa en el encabezado: Uno escucha por todas partes que hay cosas de las que no se puede hablar, pero no es sólo que nadie hable de ellas, sino que nadie dice cuáles son. Como el caso de los…

FINANCIAMIENTOS A PARTIDOS POLÍTICOS

Como parte del 12 Congreso Nacional de los Organismos Públicos Autónomos de México (OPAM), el Consejero del INE Marco Antonio Baños participó en la mesa temática Cultura Cívica y Empoderamiento Ciudadano.

En su participación, el Consejero Marco Antonio Baños resaltó que lo que la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (ENCCÍVICA) está planteando es básicamente encontrar mecanismos para que el ciudadano pueda nuevamente colocarse frente a las instituciones públicas, exigirle cuentas  y encontrar los nuevos mecanismos de relación que debe de haber entre los ciudadanos y las instituciones públicas.

Dijo que debates “como los que se tienen ahora, donde se plantea si el financiamiento público de los partidos políticos se puede o no disminuir, también se tienen que dar de cara a los ciudadanos… en mi opinión tiene diversas aristas que deben ser aclaradas y tienen que ser corregidas en la regulación”.

En México, agregó, “el único presupuesto que nunca se discute absolutamente para nada, porque no es posible hacerlo, es el de los partidos políticos, y esa fórmula legal me parece que no es conveniente. Ninguna institución que reciba recursos por la vía pública debe de tener blindados los esquemas de cálculo de ese presupuesto, en ese caso el financiamiento público de los partidos políticos. Detalles necesarios de ser aclarados para poder ir avanzando en el esquema de recuperación de confianza ciudadana”.

Ahí está el detalle, como reflexionaba el profundo filósofo mexicano Mario Moreno Reyes. El financiamiento público de los partidos, otra cosa de la que no se puede hablar.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx