imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Retrato borroso

Hubo una época, en que el hacer retratos hablados de “el tapado“ era un deporte nacional. Ahora el PRI sigue teniendo “ tapados “, pero se hacen pocos retratos, la mayoría francamente borrosos.

Por ejemplo, el último esfuerzo con lienzo y pinceles del presidente nacional tricolor, Enrique Ochoa Reza, recuerda más la técnica del espray de los grafiteros que el manierismo de Leonardo da Vinci.

Porque Ochoa Reza –quien en estos momentos preside de facto la “ Mesa de Estatutos “ en Campeche, elaborando la propuesta que se someterá al Pleno de la Asamblea Nacional el próximo sábado en el Palacio de los Deportes– solo dio tres brochazos: el candidato o candidata presidencial priísta deberá contar con una trayectoria muy positiva, experimentada y probada en el ejercicio de la administración pública; honestidad comprobada, y un proyecto convincente e inteligente para la ciudadanía.

(Aunque habría que reconocer que ese primer requisito: una trayectoria muy positiva, experimentada y probada en el ejercicio de la administración pública, apunta de manera casi obvia a que el nominado emergerá de las filas del Gabinete, del siempre fértil Colegio de Cárdenales.Y es que las pruebas y experiencias en la administración pública se adquieren mayormente en el ejercicio de las secretarias de Despacho y/o las empresas productivas del
Estado.

En las alturas del Poder Ejecutivo es donde políticas y políticos alcanzan visiones totales de la cosa pública, donde la experiencias son más plurales, pues pueden desempeñar diferentes carteras, y donde sus acciones alcanzan al conjunto de la ciudadanía. Los ejecutivos estatales por supuesto que aprenden a gobernar en su encargo, pero el curso es de sólo seis años, y la asignatura, única). 

El(a) candidat@ no es lo más importante

Ya entrado en gastos, Ochoa Reza precisó que el perfil del candidato es sólo una de tres condiciones que les permitirán aspirar a ganar, no sólo la Presidencia, sino la mayoría en las Cámaras y recuperar los estados donde son oposición. Las otras dos – dijo a  El Financiero – son que el partido llegue unido, “con sus estructuras renovadas, y que se dé una aprobación del trabajo y los resultados del gobierno priista en turno”.

Y es en esa aprobación del trabajo y los resultados del gobierno priísta en turno – en el referendo virtual del sexenio de Peña Nieto – donde, como entiendo que es el término técnico, la puerca puede torcer el rabo.

Y no es que esté siendo un mal gobierno. Es más, estoy seguro de que la historia señalara este sexenio como uno de los más influyentes en el desarrollo y prosperidad última de México, con sus revolucionarias reformas estructurales, sus logros en empleo y exportaciones, y su legislación de avanzada en seguridad, jurisprudencia y política social. Pero es poco probable que el veredicto de la historia llegue a tiempo para ayudar en el actual proceso electoral.

El reto: acertar en la designación de 18 mil 500 candidatos

Finalmente, Ochoa Reza subrayó que no es sólo cuestión de nominar a un candidato presidencial. Son – recordó -18 mil 500 cargos en 2018 y habrá que tener distintos procedimientos para aprovechar las oportunidades en cada estado.

“En cuanto a la elección presidencial, será hasta finales de año cuando el Consejo Político Nacional escoja, dentro de los diferentes mecanismos de elección, para determinar cuál es el más conveniente”.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx