imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Ochoa aprende a la velocidad de la luz

Algo le aprendió el flamante presidente del CEN del PRI al bien que manejó durante más de dos años: la velocidad. Porque todavía no subía a su despacho cuando proclamó urbe et orbi que la fórmula para ganar elecciones provinciales es amarrarle las manos a los gobernadores. También, al pedir al Gobierno federal que le rinda cuentas al partido, esbozó parte de la fórmula para ganar elecciones presidenciales.

En teoría, mantener honestos a los gobernadores priístas no debería ser demasiado complicado. El PRI nacional controla los PRIs estatales, que están, o deberían estar, enterados de todo lo que pasa en los dos niveles de gobierno locales – el estatal y el municipal – incluyendo primerísimamente el presupuesto de que disponen, y cómo lo gastan. Claro que es posible, digamos caritativamente que para evitar el centralismo, que los PRIs estatales estén subsidiados por el gobernador y, posiblemente lo mismo ocurra con los municipales y los ayuntamientos.

Si ese es el caso, y si de veras existe la voluntad de no tapar el sol con un dedo en materia de corrupción, y que el PRI sea garante de la honestidad de sus gobiernos, como estipuló Ochoa Reza en su discurso de aceptación, queda la fórmula de los jesuitas. La misión del alter ego que tan detalladamente describe Eugenio Sue en “Los misterios de París”. Ya se ha probado en México, precisamente en Michoacán, la tierra de Ochoa Reza, y con buenos resultados, cuando el Ejecutivo Federal nombró a Alfredo Castillo Cervantes como alter ego del gobernador Fausto Vallejo, aunque oficialmente fungiera como titular de la “Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán”, para taparle el ojo al macho.

En fin, que la deshonestidad tiene muchas cualidades, pero la honestidad solo una: no ser ratero. Evitar las trampas y pillerías en los cargos públicos no debería ser excesivamente complicado, como seguramente lo demostrará el Sistema Nacional Anticorrupción, SNA, a partir del próximo lunes 18,cuando lo ponga en marcha el presidente Peña Nieto.
LA FÓRMULA PARA GANAR ELECCIONES PRESIDENCIALES

Como queda dicho, la capacidad de aprendizaje de Ochoa Reza es formidable y fulminante, pero tengo para mí que la fórmula para ganar elecciones presidenciales, que es la actividad primordial para la que fue electo – no solo de el, de todos los líderes de todas las formaciones pues, como dicta el principio fundamental de la ciencia política, los partidos políticos existen única y exclusivamente para conquistar el poder – no consiste nada más en emanar gobiernos puros y sin tacha. Son múltiples las cualidades que se requieren para que una mujer o un hombre se aúpe de entre sus conciudadanos y sea señalado por ellos como el más apto para gobernarlos. Por supuesto que la honradez es indispensable, pero no es la única. Creo que eso lo sabemos todos, incluido el propio Ochoa.

En fin, que Enrique Ochoa, aprendió en dos años y cuatro meses a dirigir la CFE, y entregó buenas cuentas. Ahora se le pide que en un año y 11 meses aprenda a manejar el mayor partido político del país, y que lo mantenga en el poder.

Y ante ésto , lo único que queda por decir es: buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx