imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Cinética política

Ya teníamos en el diccionario el término “cinética” definido como la parte de la física que estudia el movimiento. Recientemente se lo apropiaron los militares para referirse a los elementos de su oficio cuyo principio activo es el movimiento, como tropas y armas. Ya  a tiro de corcholata de las elecciones de 2017 y 2018, comienzan a rondar los Cuartos de Guerra de partidos y candidatos -que no siempre son los mismos, y a veces están más enfrentados entre ellos que con los supuestos rivales– los –en la mayoría de los casos autocalificados- especialistas en cinética política.
CANDIDATOS Y DINERO

En las estrategias electorales ¿qué constituye la provincia de la cinética política? ¿cuáles son los elementos que se mueven en los procesos electorales?

Comencemos por eliminar las partes de una campaña que no se mueven. Y éstas serían:

– La coordinación y todo su aparato administrativo.

– La dirigencia del partido.

– Las casas de campaña de los candidatos.

– La mayor parte de los recursos humanos.

– La plataforma política, esto es, la oferta del partido y el discurso del candidato.

– La propaganda, especialmente la impresa, y las bardas, posters y pasacalles.

– Las instalaciones que controlan las autoridades electorales (como, por ejemplo, las casillas de votación, quizá el punto geográfico más importante en una elección, pues en él coinciden el elector, la autoridad, el candidato y el partido. La ubicación de las casillas en un distrito determinado, los barrios en que instalan, pueden decidir, por simple sociogeografía, un ganador. Quizá el campañólogo no puede acomodar a su gusto las urnas –si pudiera, eso sería facultad de la cinética-  pero debe conocer a profundidad su entorno para tratar de destacar lo que  proyecte favorablemente  a su candidato, y desaparecer o atenuar lo que pueda perjudicarlo).

– Los transportes, aunque su función es mover y moverse, no son parte de la cinética, sino de la logística. (En la moderna acepción de las campañas, por razones obvias, la logística queda subordinada a la cinética, pero por sus complicaciones, se maneja por separado).

Entonces, ¿cuál es el área de responsabilidad de la cinética electoral? Como queda dicho, lo que se mueve, o sea,

– Los candidatos.

– El dinero.

O sea, lo más importante.
EL RELOJ, CAMPAÑA ELECTORAL

Si se concibe una campaña electoral como un reloj –y, por supuesto, así es como pretenden los interesados que marche– queda inmediatamente clara la función de la cinética: es la responsable de las manecillas que marcan las horas, los minutos y los segundos. Todo lo demás: la carátula, la caja y la maquinaria, tiene otros diseñadores y supervisores.

Existen otros elementos móviles en una campaña  en cuyo desempeño puede participar, en diferentes grados y sin autoridad especial, la cinética. Eso ocurre siempre que se trabaja en equipo. Ningún departamento, en ninguna organización, es una isla. Todos están enlazados y son interdependientes.  Aunque, como en todo, hay jerarquías.

El desarrollo de una campaña electoral es ideal para aplicar mi variante del aforismo orwelliano: todos los animales son iguales, pero hay algunos más animales que otros.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx