imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • El funcionario más caro del mundo

Alfredo Castillo Cervantes, también conocido como “el Virrey”, en sus primeras comisiones en la órbita de Enrique Peña Nieto, fue procurador General de Justicia del Estado de México y procurador del Consumidor. De ninguna de estas actividades hay datos duros de pérdidas y ganancias, así que no se toman en cuenta a los efectos del presente tratado.

El 15 de enero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto crea, dentro de la Secretaría de Gobernación, la “Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán” y nombra a Castillo Cervantes como titular de dicha Comisión, en la que permanece poco más de un año.

Es en esa posición, como gobernador de facto de Michoacán, que Castillo alcanza sus primeros méritos para aspirar a la condición que aparece en el título, pues se las arregla para que en las elecciones posteriores al comisionato su partido, o al menos el que se supone que es su partido, pierda la gubernatura a manos del  partido de la Revolución Democrática
(PRD).

No he tenido acceso a los libros contables del PRI y por lo mismo ignoro el valor que le asigna al Gobierno de un Estado, pero debe ser significativo. En los cientos de miles de millones, me
figuro yo.
CASTILLO Y LAS NPIs

Así es como Alfredo Castillo empieza a salirle caro a su mentor o padrino, lo primero que ocurra. Pese a lo cual, el 16 de abril de 2015, rinde protesta como nuevo titular de la “Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte”. Y aquí se revela una coincidencia curiosa, por no decir perversa: Castillo no tiene NPI de las actividades que se desarrollan en los dependencias que le encargan: NPI  de la Procuraduría del Consumidor; NPI de cómo se desarrolla integralmente un Estado y de cómo se combate el crimen organizado; NPI de la selección y formación de deportistas de alto rendimiento (NPI, por si no es usted experto en acronimología, significa “Ni  Puta Idea”).

Así las cosas, en el año y cuatro meses que ha estado al frente de Conade, Castillo Cervantes se ha gastado dos presupuestos, que suman casi cinco mil millones de pesos. ¿Y qué ha conseguido con esta inversión astronómica?  Hasta el momento una valiosa, pero sencilla y modesta medalla de bronce.

Ganada por un atleta que tuvo que  acudir a la caridad pública para poder llegar a Río de Janeiro, porque Castillo no le asignó los recursos a tiempo.

En cualquier otra actividad que la alta burocracia, una empresa, una fábrica, una mina, que invierte  cinco mil millones de pesos para producir un círculo de metal no precioso de 8 y medio centímetros de diámetro y 500 gramos de peso sería sumariamente clausurada por sospechas de despilfarro y constancia de improductividad.
LOS PREMIOS QUE AGUARDAN A CASTILLO

Sus atletas –eso de “sus atletas” es muy discutible, pues evidentemente les Valentín de la Sierra Madre Oriental- no alcanzan podio, pero Castillo se ha ganado a pulso la medalla de oro como “funcionario más caro del mundo”.

Por lo que, como de costumbre, será premiado. Se habla ya de encargarle la Secretaría de Función Pública. Y en este caso no habrá NPI, pues si de algo sabe Castillo, es de corrupción.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx