imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

Todos los gobernadores son bandidos

Cuando ya era emperador Napoléon, sus paisanos corsos le enviaron un embajador a que le solicitara el perdón de los impuestos para ese año, debido a la difícil situación económica que atravesaba la isla. Bonaparte se levantó del trono y sin más trámite le dio una patada en el vientre, al tiempo que le gritaba:

– Tutti i corsi sono banditi !

Como pudo el embajador se puso de pie, hizo una reverencia y respondió:

– Non tutti, Sire, ma buona parte.

Si trasladamos la anterior historia a las actuales campañas gubernaturales que se desarrollan en 12 Estados del país, y ponemos las palabras del emperador en labios de la oposición, el resultado es:

“todos los gobernadores son bandidos”; y si nos atenemos a la verdad, nos serviría la respuesta del embajador: “no todos, pero buena parte” ( el verdadero apellido de Napoleón era Buonaparte, que afrancesó a Bonaparte).

Lo cierto es que el tema de las campañas opositoras parece haberse centrado en meter a la cárcel al gobernador en turno. Así, el candidato panista al Gobierno de Chihuahua, Javier Corral, dice a todo el que lo quiere oír que “A todos los chihuahuenses les va a ir muy bien con nuestro Gobierno, solo a uno le va a ir mal, que es César Duarte, porque le espera la cárcel si llegamos a la gubernatura de Chihuahua”.

Igualmente Miguel Ángel Núñez Linares, candidato de la coalición PAN-PRD a la gubernatura de Veracruz– sobre quien, por cierto, se acumulan diariamente denuncias de fabulosos negocios, especialmente en la compra de edificios en la parte más cara y selecta de Nueva York–, quien arrancó su campaña con una denuncia penal en contra del gobernador Javier Duarte por el lavado de tres mil millones de pesos, a lo que gobernador respondió dando a conocer sus bienes ante los medios.

Por su parte, en Puebla, la independiente Ana Teresa Aranda se comprometió a sancionar penalmente al gobernador panista –y aspirante a la nominación presidencial blanquiazul- Rafael Moreno Valle.

Nada tiene tanto éxito como el éxito

Independientemente de los méritos que hayan hecho los dos Duartes y Moreno Valle para vestir en su momento el uniforme caqui, evidentemente el entusiasmo penitenciario de Aranda , Corral y Yunes viene del éxito que alcanzó en sus campaña del año pasado la hoy gobernadora Claudia Pavlovich, quien en 2015 prometió encarcelar a su predecesor, el panista Guillermo Padrés, por un sobregiro de 10 mil millones de pesos. Padrés sigue libre, pero Pavlovich no lo ha olvidado. El jueves pasado, luego de que catearon el rancho de Padrés y sus caballerizas, -que se ubican en el Saucito, al norte de Hermosillo- durante 29 horas, la gobernadora señaló que las acciones que ejecutó la Fiscalía Anticorrupción de Sonora son parte de procesos de averiguación.

El otro actual gobernador, que llegó a su silla sobre los hombros del director de Prisiones es Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León, quien a lo largo de su campaña prometió a los regiomontanos que metería a la cárcel a su antecesor, Rodrigo Medina, a quien señaló de haber adquirido propiedades durante su gestión, producto del “saqueo” a las arcas estatales.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx