imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D’ Estrabau
  • Esperando a Hillary

Empezamos septiembre bajo el signo de menos: una presidenta menos en lo que fuera la ginecocracia del Cono Sur, donde ahora sólo queda, y no muy firme, la chilena Michelle Bachelet (de quien, por cierto, circula en las redes un video que la muestra burlándose del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, por firmar documentos sin leerlos); un jugador menos con quien practicar el deporte nacional de estar seguros de que, resultara quien resultase, el próximo presidente de Estados Unidos se portaría bien con México y, cancelando una tradición de siglos, con menos, por no decir ninguna, pompa y circunstancia alrededor del informe presidencial.

Pero no hay que ser pesimistas: de un momento a otro llegará a visitarnos Hillary Rodman Clinton, y volverá a brillar el sol.
Sería “terrible” que Hillary no viniera, dice Emilio Gamboa

El coordinador priísta en el Senado es un hombre de vasta cultura y un manejo impecable del idioma, tanto en la tribuna como fuera de ella. Luego de la salida de Trump fue entrevistado por Radio Fórmula, y afirmó que sería “terrible” que Hillary Clinton no viniese a México. Es fácil saber por qué: el diálogo del presidente Peña con la candidata demócrata tendría un contenido mucho más positivo dadas las afinidades ideológicas entre los interlocutores, y coincidencias ya probadas en torno a cuestiones sustantivas, como el bienestar y la seguridad de nuestros connacionales en los Estados Unidos.

Pero la visita podría demorarse un poco porque el próximo lunes 26 se realizará el primer debate entre Clinton y Trump, y los debates electorales gringos son cosa seria, en ellos se ganan y se pierden elecciones.

Entonces la candidata demócrata va a estar metida de lleno en la preparación del choque de trenes que puede y debe esperar, sabedora de las mañas de su antagonista, y por mucho que le interese reunirse con el presidente Peña, a lo mejor difiere el encuentro hasta pasado el día 26.
Camacho componedor

En su último día como presidente de la Junta de Coordinación Política, el diputado priísta César Camacho, encabezó la sesión de dicho órgano de Gobierno en la que entregó la estafeta del liderazgo de los nueve coordinadores parlamentarios al perredista Francisco Martínez Neri.

Amplios y fructíferos fueron los resultados en el primer año de ejercicio de la LXIII Legislatura. Los consensos llevaron a la construcción de 143 decretos que se tradujeron en ocho reformas constitucionales y 16 nuevas leyes.

Al asumir el relevo, el perredista reconoció “la sapiencia, el buen manejo político y experiencia legislativa con que condujo el diputado César Camacho los trabajos de esta junta”. Martínez Neri dijo de su antecesor, en conferencia de prensa, que es un “hombre componedor por esencia, político de altura y esto, todos se lo agradecemos”.

César Camacho deja un espacio muy amplio para llenar en la Jucopo, que es donde se genera la esencia legislativa, donde se hacen los verdaderos acuerdos político-parlamentarios y donde tendrán que transitar todos los consensos y mayorías para su aprobación en el pleno, que desde ayer jueves conduce desde la Mesa Directiva el panista Javier Bolaños Aguilar.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx