imagotipo

Juego de palabras

  • Gilberto Destrabau

Cobrarán por entrar al Centro(como si la película fuera tan buena)

PARÍS bien puede ser la capital de la moda femenina, Nueva York de las modas financieras y Ginebra de las modas diplomáticas pero, definitivamente, México es la capital de las modas políticas. A mayor velocidad que Chanel cambia el largo de las faldas, Wall Street nos trepa a la montaña rusa del dólar y del petróleo y la ciudad del Ródano baraja treguas que nadie respeta, en México recorremos vertiginosamente el tema de “El Chapo”, sus prisiones y extradiciones, la huelga del Politécnico, el desastre petro-eléctrico, los desplantes del señor Trump y, ahora, las contingencias ambientales, sus causas y soluciones.

Seguramente usted ha seguido en los medios toda la odisea de los Hoy No Circula, y si no lo ha hecho, que bueno para su salud mental. En cualquiera de los casos, no es justo que yo lo agobie con estos recuentos perversos. Pero en el jardín de las soluciones -pariente cercano del jardín zoológico- alguna vez florece una flor exótica que merece toda la atención aun de que quienes no tenemos NPI de
fanerogamia.

El foro “Zona Metropolitana del Valle de México Contingencia Ambiental/Movilidad y Colapso Vial” -¡Que nombre tan largo para unas ideas tan cortas!- al parecer organizado y financiado por Rafael Pacquiao -ha sacrificado varios bosques para repetir pendejadas hasta la diarrea convulsiva-. Pero una de ellas tiene ciertos visos de originalidad -aunque me parece recordar que alguna vez se propuso sin éxito- cobrar por el acceso de automóviles y vehículos que contaminen al primer y segundo cuadro de la CdMx, y a la colonias Polanco y Santa Fe (esto último si es nuevo).

Se trata, explicó el proponente, de aumentar los impuestos a los autos hasta que los dueños entiendan que les conviene más usar el transporte colectivo. Como siempre, se les pone a las soluciones radicales muletas extranjeras: la medida se ha aplicado en Londres, Copenhague y Mónaco, y se ha logrado una disminución del 15 por ciento en congestionamientos de zonas específicas.

Pero hágame usted el refravon cabor… cómo vamos a comparar los transportes colectivos de Londres –que tiene el metro más extenso del mundo y el transporte de superficie más cómodo y elegante del planeta-, de Copenhague, que es una tacita de plata, y de Mónaco, que no tiene Metro, pero sí camiones (y escaleras eléctricas, pues es una bahía rodeada de colinas y farallones) con los de la capital mexicana, que cuando hay contingencia, deja esperando, entre el Metro y el Metrobus, más de dos millones de pasajeros en los andenes, porque simplemente no tiene capacidad para transportarlos a todos. Lo que voy a decir ya se ha repetido hasta la nausea epiléptica, pero ni modo: la primera, la única solución, para los problemas de polución y movilidad en la CdMx es un sistema de transporte colectivo completo, eficiente y no contaminante.

En fin, esa la moda ahorita. Esperemos encomendándonos a San Juditas Tadeo que la que siga no se ocupe de nada trágico, extrañándonos, mientras permanecemos a la expectativa, de que, a menos de un mes, nadie se acuerde de las elecciones. Curioser and curioser, como decía Alicia.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com