imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • El infierno no tiene peor furia

William Congreve, a pesar de haber escrito hace tres siglos, sigue siendo uno de los protagonistas más actuales de la literatura mundial, gracias a una frase que aparece en su comedia El camino del Mundo: “el infierno no conoce peor furia, que la de una mujer desdeñada”.

Posiblemente ninguna de las variantes del apotegma congreviano sea la razón detrás del rechazo de la invitación de Hillary Rodham Clinton a visitar México, pero muchos observadores las han enarbolado, especialmente desde que su rival republicano, Donald Trump, se ha estado recuperando en las encuestas luego de su entrevista con el presidente Enrique Peña Nieto el miércoles 31 de agosto. Y sí, la aparente amargura que destilan sus comentarios acerca de los resultados de las que se han calificado como “las peores cuatro horas en la historia de la diplomacia mexicana”, tienen un eco de rencor, rabia y berrinche.
El largo “no” de la candidata

El lunes pasado, ABC News entrevistó a la señora Clinton en Cleveland. Preguntada si aceptaría la invitación del presidente Enrique Peña Nieto para reunirse con él en México, tal como lo había hecho días antes Donald Trump, la candidata contestó que no, para poder “enfocarse en los esfuerzos para crear trabajos, para asegurar que los estadunidenses tengan las mejores oportunidades en el futuro”.

Respecto al contacto en Los Pinos, la exprimera dama puso en evidencia a su rival diciendo que “no sabe siquiera como comunicarse de manera efectiva con un jefe de Estado. Y creo que es muy claro el resultado de este viaje”, subrayó irónicamente.

En esto fue apuntalada por su candidato a vicepresidente, Tim Kaine, quien mencionó:

– Si causas un colapso cuando estás con un aliado, y México es un aliado ¿qué es lo que vas a hacer cuando estés con un adversario?
Este es un trabajo para SuperClaudia

El New York Times calificó la negativa de Clinton Como “otro revés” para el Presidente de México.

“No hay duda -señala la reportera Elisabeth Malkin- de que el rechazo a la invitación solo prolongará la condena a Peña Nieto por haberse reunido con el candidato republicano, quien a lo largo de su campaña ha vituperado a México y a los mexicanos”.

La canciller Claudia Ruiz Massieu, a cuyas manos ha llegado finalmente el “affaire” Clinton-Trump, reaccionó a la negativa declarando: “Mantenemos una comunicación permanente y productiva con la campaña de Hillary Clinton. Entendemos y respetamos su decisión de posponer el momento de mantener un encuentro”.

Un momento que puede llegar, especialmente si la exsecretaria de Estado gana el primer debate con Trump, que se realizará el próximo 26 de septiembre.

Esa victoria puede conducir a que Clinton revise sus relaciones con México desde una perspectiva menos rígida. Y es una victoria que se da como lograda desde que la más reciente encuesta del Washington Post, a nueve semanas de las elecciones, reconoce a su favor 244 votos electorales, es decir 26 votos menos de los necesarios para ganar en los comicios del 8 de noviembre. En contraste, Trump dispone de solo 126 votos electorales.

Ya se le puede empezar a tener lástima.

Buenos días. Buena suerte.