imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Adiós señor secretario; hola, señores candidatos

 

Cuando faltaban 24 horas para cumplir con el acto oficial más importante de su comisión –la entrega al Congreso del Paquete Económico para 2017– Luis Videgaray Caso renunció a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. La primera información proporcionada por la vocera de la dependencia, Claudia Algorri, añade solo que está “muy agradecido con el presidente Peña por la oportunidad que le dio de servir a México” y que no se va a ningún puesto público.

Inmediatamente surgieron las especulaciones.

Los morbosos y quienes no quieren bien al alguna vez considerado “vicepresidente de facto”, consideran la salida de Palacio Nacional como castigo por haber embarcado al Presidente en la controvertida visita a México del candidato republicano estadunidense Donald Trump, o que lo alcanzó el legendario mal fario que persigue a los delfines presidenciales. Quienes lo quieren bien, pero hasta ahí, que sale para ser el candidato oficialista a la gubernatura del Estado de México el próximo año; y quienes lo adoran, que Peña libera a su consentido para que empiece a armar su candidatura presidencial por el PRI.

Si se juzga por la despedida afectuosa y halagadora que le dio el Presidente, es legítimo suponer que Videgaray continuará ocupando espacio en el escenario político, aunque no se mencionó una sola palabra acerca de su porvenir. Pero también vale la pena señalar que Peña no completó el ritual de desearle éxito en sus actividades futuras, lo que muchos interpretaron como un mal presagio.

En cuanto al regreso de José Antonio Meade a la Secretaría de Hacienda, una comisión de estudiosos revisa los estatutos del PRI, en busca de alguna cláusula, anexo o codicilo que asegure que el nombramiento consecutivo en tres Secretarías dentro del mismo sexenio, equivale a una nominación presidencial. Los viejos custodios de la documentación partidista aseguran que existe, y están sacudiendo los sobres que se usaron hasta los 50s, tratando de rescatar este invaluable original.

Los movimientos telúricos que implicaban un movimiento lateral del secretario de Gobernación hacia Desarrollo Social y otras sacudidas menores se quedaron entonces en la renuncia de Videgaray, y el nombramiento del cuaderno cuadriculado, con tapa dura, índice alfabético y resorte francés del presidente, Luis Enrique Miranda Nava, como sucesor de Meade Kuribreña. Miranda Nava –quien fuera secretario general de Gobierno de Peña en el Estado de México- se venía desempeñando como subsecretario de Gobernación, con intervenciones muy importantes en el manejo del conflicto con la disidencia magisterial.

Engorda la caballada

Es muy pronto para considerar a Videgaray fuera de la jugada en 2018 –como dijimos antes, su recién ganada libertad puede invertirla en preparar sus campañas para el Estado de México y/o la Presidencia– pero lo que sí es indudable es que se refuerza sustancialmente la posición de Meade, especialmente si ejerce sus ya probados talentos financieros, sacando al país de los baches en que lo deja Videgaray.

Y el ingreso al Colegio de Cardenales de Luis Enrique Miranda es muy sugestivo.
Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx