imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Brad, Angelina, Duarte y Monreal

Sí, por supuesto que sabemos que lo de vida y muerte para México y la humanidad en este momento es el divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie, pero ese tema es especialidad de nuestro ilustre compañero Java, y no le invadimos sus funciones. Seguiremos en lo nuestro que hoy resulta también terriblemente melodramático: las justicias e injusticias que se cometen con el gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa, a quien, por trabajar a favor de su partido, ese partido castiga.

Para empezar, ayer se anunció que el Congreso veracruzano sancionó al gobernador Duarte con el equivalente a 500 días de salario mínimo por haber realizado actos de proselitismo a favor de los candidatos de su partido durante la pasada jornada electoral.

Ya que, según la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, Veracruz se encuentra en el Área Geográfica “B”, donde el emolumento alcanza la estratosférica suma de 66 pesos con 45 centavos; el Ejecutivo veracruzano deberá depositar inmediatamadremente la suma de 33 mil 225 pesos ante la tesorería de la Secretaría de Finanzas y Planeación.

Casi simultáneamente, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI, anunció que analiza suspender los derechos de militante del gobernador Duarte, y que el próximo lunes 26 se reunirá para dictaminar el caso.

Como el gobernador Duarte ya ha dicho que no habrá cuestionamientos a las investigaciones por enriquecimiento ilícito y peculado que en su contra realiza la Procuraduría General de la República, pues ya lo dijo el santo Papa, y lo dijo a voz en cuello, tata tatata tatá, solo Veracruz es bello.
EL INSOPORTABLE DE LA SEMANA (O LA CARGA DE LOS 600)

Este Ricardo Monreal, a quien posiblemente usted recuerde como gobernador de Zacatecas y también posiblemente tenga que soportar como gobernador de la Ciudad de México, copia a la letra los desplantes y estrategias de su maestro y patrocinador, el dueño de “La Chingada” y Morena –aunque aquí quizá estemos cometiendo un involuntario pleonasmo– y, por un lado, ignoró a la Contraloría General de la Ciudad de México que lo citó a declarar sobre los 600 mil pesos en efectivo que le fueron asegurados a su exsecretario de Gobierno, Pedro Pablo de Antuñano, mientras que por el otro, aplicó el dictum de que la mejor defensa es el ataque.

Así, Monreal se hizo guaje con la carga de los 600 antuñanistas y presentó, ante esa misma Contraloría de la CdMx, una denuncia para que se investigue un probable desvío de fondos por más de 600 millones de pesos en seis jurisdicciones de extracción perredista, durante el pasado proceso electoral vecinal, y el de la Asamblea Constituyente.

Seguramente Monreal habrá supuesto que la Contraloría y otras autoridades, puestas a investigar entre 600 millones prestidigitados por sus excorreligionarios amarillos, y los 600 mil miserables y devaluados pesos con que cacharon a su micifuz, no dudará en irse al bulto mayor, y mandar al archivo muerto la persecución de Antuñano.

Y lo más encamionante es que, tal como se manejan las cosas en la capital, el zacatecano y el Antuñano podrían salirse con la suya, y cargar con los 600 para su personal buchaca.
Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx